martes, 20 de febrero de 2018

Las hermanas Brown: el paso del tiempo en cuarenta imágenes

Texto escrito para la Fundación Mapfre

Recuerdo con mucha nitidez la primera vez que me crucé con el proyecto fotográfico The Brown Sisters. Recorría una pequeña librería del centro de Madrid cuando un amigo, fotógrafo de profesión, dejó caer en mis manos un pequeño catalogo sobre este trabajo publicado por el Museo de Arte Moderno de Nueva York. “Te encantará”, agregó con una seguridad pasmosa. Comencé a hojear preocupada por las altas expectativas y con bastante desconfianza, pero reconozco que mi resistencia cayó después de unas cuantos páginas. Las imágenes me cautivaron de tal manera que aún sigo recordando la mezcla entre emoción, turbación y desconcierto que me provocaron en solo un momento. 


Por supuesto esa misma noche no pude hacer otra cosa que buscar más información sobre el proyecto. Su autor, el estadounidense Nicholas Nixon, comenzó la serie en la década de los setenta, más específicamente en agosto de 1974. Fue en ese verano cuando, durante una reunión familiar, decidió tomar una fotografía de su mujer, Bebe, junto a sus tres hermanas (Mimi, Laurie y Heather). Aunque esa primera imagen no funcionó y fue rechazada, repitió la acción al año siguiente, esa vez con éxito. Lo que había comenzado como un acto espontáneo y fortuito, se convirtió casi en una tradición: Nixon siguió retratando a las hermanas cada año durante las siguientes cuatro décadas. La serie se convirtió pronto en una de las más longevas y famosas del americano, capaz de transmitir numerosos detalles, sutilezas y sensaciones. Pero ¿qué es lo que realmente atrapa de este trabajo? 

En primer lugar, atrae la sencillez y naturalidad que se respira en todo el proyecto. Es cierto que la composición de todas las fotografías está estudiada y sigue los mismos parámetros establecidos en la primera imagen (idéntico formato en blanco y negro, iluminación natural, misma colocación de los sujetos y casi misma posición), pero todas esas medidas formales parecen querer evitar que nuestros ojos se despisten con nimiedades: el fotógrafo evita cualquier atrezo o distracción para que nuestra mirada se concentre en las cuatro hermanas. Son ellas las verdaderas protagonistas y sus retratos destilan simplicidad, sinceridad y realismo. Aparecen tal cual son en distintas épocas, sin vestimentas elegantes ni maquillajes espectaculares, sin ornamentos ni decoraciones. Ellas, y solo ellas, con su belleza, sus imperfecciones y sus marcas. 


Enamora, también, la capacidad de este proyecto para captar el paso del tiempo…o, mejor dicho, “los cambios y transformaciones que el transcurrir del tiempo ha ido ocasionando en sus sujetos y en las relaciones que establecen entre ellos”, tal como escribió el periodista Manuel Rodríguez Rivero. Nixon nos brinda el privilegio de asistir al crecimiento desigual de cuatro chicas de Cincinatti, tanto física como espiritualmente: a través de cuarenta imágenes, los espectadores descubrimos los cambios en sus cuerpos, la aparición de sus arrugas o sus cambios de peinado, pero también la evolución de sus miradas y actitudes desde la rebelde juventud a la serena madurez. No puedo dejar de pensar en una frase atribuida a Ingmar Bergman que dice: “Envejecer es como escalar una gran montaña: mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena”. Este proyecto es, sin duda, la representación visual de esta afirmación. 

Pero aparte de representar ese crecimiento físico y espiritual, este proyecto es capaz de mostrar, además, la relación entre las propias hermanas. Todas ellas son unas autenticas desconocidas ante nuestros ojos (no sabemos por qué sonríen, si tienen familia, o si padecen alguna enfermedad), pero podemos respirar la buena sintonía que existe entre ellas. Y lo más curioso es que esa sintonía evoluciona de forma visible con el paso del tiempo: en las primeras imágenes, cada una parece reclamar su propia individualidad pero, con el transcurso del tiempo, el espacio entre ellas es más estrecho presentándose casi como una unidad. Poco a poco se tocan más, se abrazan más, se acercan más, como si su individualidad fuera teniendo menos importancia y su hermandad, su conexión, fuera más fuerte. 


Me gustaría destacar, por último, otro un punto importante: es erróneo pensar que nosotros, los espectadores, somos solo testigos de lo que ocurre dentro de los retratos. En todas las imágenes las cuatro protagonistas nos miran a los ojos, como si nos quisieran avisar de que nosotros tampoco nos escapamos del paso del tiempo. Representando el envejecimiento de unas mujeres a las que no conocemos, Nixon nos advierte de que sus transformaciones son también las nuestras. Tal como dijo hace unos años Pablo Jiménez Burillo, Director del Área de Cultura de Fundación Mapfre, esta serie “tiene una extraña capacidad para hablarnos del tiempo, de la vida y de nosotros mismos”. Con muy poco, Nicholas Nixon capta uno de los miedos más extendidos entre los hombres: nuestra propia mortalidad. 

Este cóctel de ideas y sensaciones es capaz de cautivar al público más reacio y difícil. Con su sencillez y aparente ingenuidad, nos encontramos ante un proyecto digno de recordar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario