viernes, 27 de octubre de 2017

`Mutaciones´ de Ruth Peche

Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza 
habla mientras el género humano no la escucha
 — Victor Hugo —

Bien es sabido que la naturaleza ha sido una fuente de inspiración para artistas y creativos durante siglos. Aunque esa naturaleza ha sido capaz de aterrorizar a generaciones enteras por su indomabilidad, misterio y superficie, muchos de los elementos que la componen nos han conquistado por su belleza, pureza y libertad. Ruth Peche recoge en sus obras esa fascinación por nuestro entorno, pero enfrentando lo natural con una de sus peores amenazadas: la huella del ser humano. 
La relación entre naturaleza y humanidad se respira, sin duda, en su último proyecto: la exposición Mutaciones, que se abrirá el próximo 3 de noviembre en el Palacio de Pimentel (Valladolid). En ella se presenta una serie de obras que reflejan un problema poco publicitado pero realmente trágico: la contaminación de los entornos naturales por la basura y los residuos surgidos del consumo humano, muchos de ellos no biodegradables y tóxicos. Sus piezas son, indudablemente, una representación visual de una de las afirmaciones más tristes del oceanógrafo Charles Moore: “nosotros, los humanos, producimos la basura que la naturaleza no puede digerir”.
Las obras de Peche representan imágenes de una realidad cruel, siniestra y amarga, pero presentada curiosamente de forma sublime y poética. La artista busca despertar nuestra conciencia medioambiental mediante imágenes estéticamente cuidadas y delicadas. Los plásticos y demás residuos protagonistas son tratados de forma escultórica para crear objetos seductores y bellos que, a la distancia, parecen confundirse con el entorno en el que se encuentran. Peche está queriendo seducir y atraer nuestra mirada para que, ya de cerca, nos preguntemos qué es lo que vemos, de dónde surgen esos productos, qué es lo que estamos haciendo. Mediante la elegancia visual, quiere que reflexionemos sobre la catástrofe que estamos provocando: nuestra intervención en el ciclo natural de la vida y la muerte introduciendo materiales que no se degradan, sólo mutan con el tiempo. Los espectadores podemos disfrutar de la belleza de aquello que nos da miedo, de la belleza de lo amenazante, de lo fascinante de lo terrorífico.
Los trabajos de la madrileña son una continua batalla de opuestos que juegan con nuestra percepción: en ellos vemos lo natural y lo humano, lo orgánico y lo sintético, lo real y lo artificial, lo bello y lo trágico, la vida y la muerte. Con todas esas contradicciones, el objetivo final de la exposición sigue siendo claro: “llamar la atención”, según las propias palabras de Ruth, “sobre la difícil coexistencia entre nuestro sistema de vida actual, la evolución natural del paisaje y las consecuencias futuras que puede acarrear”. Igual que otros artistas como Irene Sanfiel (alias Zireja) y su proyecto The Waste Coast, Mandy Barker y su obra Soup o Catalina Bauer y su trabajo Mapa, Peche quiere abofetear a esa sociedad adormilada ante la destrucción de nuestro entorno y preguntarnos qué queremos dejar a sus hijos.


Texto publicado en el catálogo de la exposición Mutaciones
Más información sobre la muestra:

Dirección:
Palacio de Pimentel
C/ Angustias 44
Valladolid

Fechas:
del 3 de noviembre al 3 de diciembre.

Inauguración:
3 de noviembre - 20 horas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario