miércoles, 23 de agosto de 2017

Oda al dibujo

Artículo escrito para el blog de la Fundación Mapfre.

Las primeras palabras que pronunció Pablo Picasso, según cuenta la leyenda, fueron “piz, piz” con apenas un año. Aquel pequeñín, que todavía no sabía hablar en condiciones, pedía tan solo un lápiz para poder dibujar. Una anécdota insignificante dentro de la biografía de Picasso, pero capaz de mostrarnos como el malagueño ya apuntaba maneras durante su más tierna infancia.

Sea o no una historia veraz, podemos afirmar que muchos de nosotros empezamos a dibujar incluso antes que a cotorrear. Trazar garabatos es casi la primera manera que tenemos de expresar nuestros sentimientos al mundo. Es una acción que parece surgir de forma natural cuando somos niños, durante los años en los que nuestra personalidad se va formando. Pero a pesar de la importancia del dibujo en nuestro desarrollo infantil, llega un momento en el que los adultos deciden cortarnos las alas de la creatividad. A ciertas edades ya no sé ve con buenos ojos gastar nuestro tiempo con lápices y papeles; debemos dejar la infancia atrás y centrarnos en materias más serias que nos formarán, según nos dicen, para el futuro.

Pero no debemos pensar que ese rechazo hacia el dibujo es solo característico de la sociedad civil. Durante siglos el dibujo ha sido visto, dentro del mundo del arte, como un actividad secundaria que no tiene tanta dignidad como la pintura, la escultura o la arquitectura. Las academias decimonónicas, por ejemplo, utilizaban el dibujo simplemente como medio formativo para entrenar el ojo de los estudiantes, mientras que numerosos artistas ya consagrados lo usaban solo como un paso preparatorio para organizar sus ideas antes de realizar sus obras finales. Los museos e instituciones culturales no han sido, ni mucho menos, mejores: en muchos casos se han negado a mostrar dibujos en sus salas al considerarlos obras menores cuya exposición es, además, problemática debido a su fragilidad e inestabilidad.

Todo esto demuestra como los dibujos han sido, durante gran parte de nuestra historia, uno de los medios más maltratados, denigrados y olvidados en el arte. Sin embargo, tenemos que aprender a reivindicar este medio y entender su potencial. Aunque muchos crean que es una técnica aparentemente sencilla y frágil, es mucho más importante y compleja de lo que parece. Veamos solo tres razones para su consideración.

Dibujar, para empezar, es casi la forma más esencial y primaria que tienen los artistas para expresarse. Tal como dijo la creadora Mariana Varela, “para nosotros, los artistas, es un medio de conocimiento: dibujar es pensar. En el sujeto equivale a hablar” (1). Muchos artistas son incapaces de expresar sus sentimientos en palabras, pero con unos cuantos trazos, con unas cuantas líneas, dan forma a sus pensamientos de forma directa, sencilla e inocente. Reivindicamos el dibujo, al menos, como medio de expresión.

Por otro lado, el dibujo ayuda también a arrojar luz sobre el funcionamiento interno de otras artes: al haber sido utilizada durante años como un paso preparatorio, a medio camino entre la idea y la obra maestra, nos ayuda a conocer todos los secretos y recovecos detrás de las piezas finales (muchas de ellas desaparecidas o estropeadas con el tiempo). Se merece un respeto como archivo visual dentro de la historia del arte.

Para terminar, el dibujo es, asimismo, un medio realmente honrado y honesto. Su aparente fragilidad nos hace acercarnos a las obras y enfrentarnos cara a cara con sus trazos, descubriendo la calidad o la vulgaridad de cada pieza. El dibujo no permite disimular los imperfectos y nos ayuda a ver quién es buen o mal artista con tan solo una línea. El propio Salvador Dalí ya afirmó que "el dibujo es la honestidad del arte. No hay posibilidad de hacer trampas. O es bueno o es malo" (2). La importancia de este medio recae también en su papel para conocer el talento de los artistas.

No podemos olvidar como magníficos artistas de la talla de Durero, Goya, Ingres, Delacroix, o el propio Picasso fueron magníficos dibujantes y algunas de sus piezas a lápiz pueden ser considerados autenticas obras maestras en si mismas. Y no solo eso: numerosos artistas contemporáneos han sido capaces de convertir esta técnica en su medio de expresión principal, destacando por sus originales trabajos (a la cabeza me viene artistas de la talla de Paula Bonet, Guillermo Peñalver o Juan Francisco Casas). Las obras de todos ellos deben comenzar a conquistar las salas de los museos para mostrar su magia, su delicadeza y su elegancia. 

Es cierto que, gracias al esfuerzo de algunos profesionales, van apareciendo proyectos que pretenden destacar y difundir el trabajo de estos dibujantes. Podemos recordar, por ejemplo, algunas exposiciones realizadas en los últimos años, como Dürer to de Kooning: 100 Master Drawings From Munich (2012-2013) o Picasso: The Line (2016); o algunos museos con colecciones maravillosas de dibujo, como el Museo ABC de Dibujo e Ilustración o la propia Fundación Mapfre. Pero todavía queda mucho por hacer, por trabajar, por reivindicar. Luchemos por dar voz a un medio que tiene mucho que decir y todavía poco espacio donde mostrarse.  

Notas

(1) Mariana Varela, “La importancia del dibujo” dentro del libro El dibujo en Colombia: una mirada a la colección del Museo de Arte de la Universidad Nacional de Colombia. Texto completo: http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/todaslasartes/dibujo/dibujo0.htm

(2)  Frase mencionada por Enrique Viloria Vera en su artículo “Manuel Gutiérrez: dibujante y colorista”, Salamancartvaldia, 12/10/2016. Texto completo en: http://salamancartvaldia.es/not/129683/manuel-gutierrez-dibujante-colorista/

No hay comentarios:

Publicar un comentario