sábado, 15 de julio de 2017

Los colores según Mark Liam Smith

Nuestra percepción del arte se ve afectada por todos los elementos y vivencias que nos rodean. Factores como haber pasado un buen o mal día, estar o no descansados tras una dura jornada de trabajo o encontrarnos en una habitación lo suficientemente iluminada afectan cualquier enfrentamiento visual que tengamos con una obra de arte. Pero, por supuesto, también nos influye el punto desde el cual veamos ese objeto, la perspectiva, la composición… y, por supuesto, los colores. 

Es curioso estudiar el color y ver cómo este nos afecta en nuestra vida cotidiana. A pesar de la poca importancia que le damos cuando lo disfrutamos, está ahí y su ausencia nos provoca confusión. Aún así debemos recordar que los colores realmente no existen... o, al menos, no en el sentido literal. La hierba no es verde, los plátanos no son amarillos y el cielo no es azul. Realmente es nuestro propio cerebro el que “colorea” esos objetos gracias a los rayos de luz que nos llegan a través de las retinas de nuestros ojos. De ahí que cada uno perciba los colores con matices distintos (no hay más que recordar los debates que surgieron en las redes sociales con el archiconocido vestido a rayas hace ya unos años).

Si miramos al mundo del arte, vemos que hay numerosos artistas capaces de jugar con los colores (y nuestra percepción) de una manera original y diferente. Uno de ellos es Mark Liam Smith, artista ingles con base en Canadá cuya visión está marcada por una deficiencia visual: el daltonismo. Algunos podrían considerar esta deficiencia como un handicap para su profesión, pero Mark ha sabido convertir su "problema" en un valor para su obra. Él mismo explica su revelación con las siguientes palabras: "como artista daltónico, tuve que confiar durante un tiempo en fórmulas de mezcla de colores para recrear los tonos de la piel. Pero más tarde en mi carrera me di cuenta de que los colores normales sólo servían para restringir mi expresión. Al ver mi ceguera de color como una fortaleza más que como una debilidad, he abrazado el uso de colores no considerados normales para desarrollar mi trabajo".

Entre todos sus trabajos destacaría sobre todo su proyecto Imagined Narrativas, que es realmente una oda a la diferencia, un canto a la imaginación. Está compuesto por una serie de obras donde el uso de los colores no tiene razón lógica alguna. El artista sigue su propia inspiración, su propio instinto, para crear escenas realistas decoradas con formas geométricas y diferentes tonalidades de color que provocan sorpresa, asombro, extrañeza. Parece que entramos en otro mundo, uno irreal, uno onírico alejado de lo que estamos acostumbrados. Él mismo explica que crea "una narración que usa forma, color y personaje" y considera "cuidadosamente las relaciones cromáticas y espaciales en mis pinturas para lograr movimiento y equilibrio, al igual que un escritor utiliza dispositivos literarios para avanzar en el tema".








Si queréis saber más de él, podéis visitar su web:
www.markliamsmith.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario