sábado, 4 de junio de 2016

PhotoEspaña: entrevista al fotógrafo Juan de Sande

PhotoEspaña nació en 1998 como otro festival más de los muchos que había dentro del continente europeo orientados al mundo de la fotografía. Tal como escribió el periodista J.M. Costa, no era más que una "extravagancia voluntarista en una ciudad y un país donde, a pesar de haber tenido maravillosos fotógrafos, esto de la foto artística nunca había sido tomada demasiado en serio." Pero a lo largo de los últimos veinte años ha ido creciendo y consolidándose hasta convertirse en una cita de referencia para el mundo de las artes visuales. 


Este año el festival celebra una de sus ediciones más ambiciosas con la incorporación de nuevas sedes, tanto en España como en Europa, y con un intenso programa de actividades. ¿Queréis conocer más? A lo largo de las próximas semanas presentaré una serie de entrevistas realizadas a diversos profesionales que tienen relación, de alguna forma, con la última edición de PhotoEspaña. Y empezamos con el fotógrafo Juan de Sande, protagonista de una de las exposiciones dentro de la sección Festival Off. ¡Leed las siguientes líneas!


Hola Juan, una pregunta esencial: ¿qué significa la fotografía para ti?

Un medio, como la pintura, la escultura…. Creo que es un medio que más o menos domino y con el que consigo ciertos resultados que me gusta pensar son buenos. 

También es el tema sobre el que trata todo mi trabajo desde hace años. He realizado muchas series sobre diferentes temas (me cuesta seguir haciendo lo mismo mucho tiempo, cuando creo que una idea ha sido suficientemente resuelta plásticamente, busco nuevas ideas sobre las que trabajar)... pero al final, el denominador común es la fotografía como tema; es decir, estrujar la fotografía como medio de expresión y tratar de ver donde están los límites si es que los hay. En estos momentos estoy comenzando a trabajar en una serie cuyo tema es la luz, sólo luz sobre un soporte de vinilo blanco bastante grande…..veremos que sale. Me llevará bastante tiempo, años quizá.

La fotografía es algo a lo que le he dedicado casi todo mi tiempo, mi mejor tiempo, durante los últimos 25 años.

Y ¿crees que la fotografía está suficientemente reconocida en nuestro país? ¿O todavía hay mucho trabajo que hacer?

Creo que la fotografía está ya considerada como un soporte de arte en España desde hace bastante tiempo; en ese sentido todo está muy bien. Pero otra cosa es la moda que el mercado impone. Como sabrás, ahora todo es mercado.

El autentico reto es conseguir que en España los creadores (no solo los fotógrafos) puedan tener algun posibilidad. Siempre he pensado que el éxito da libertad; no la limita o destruye, como he oído tantas veces en boca de aquellos que tienen una idea romántica del arte y de la creación. No soy optimista en este tema.

Este mes comienza otra edición del reconocido festival PhotoEspaña. ¿Qué te parece este evento?

Maravilloso. Y enlazando con la pregunta anterior, decir que Photoespaña es directamente responsable del éxito y reconocimiento del medio fotográfico. Si Photoespaña no hubiera existido todo habría sido mucho mas difícil. Cita anual indispensable.

Participas este año en el festival con un nuevo proyecto: El tiempo vigila entre las sombras. ¿Qué podemos encontrar en esta exposición?

Dos series fotográficas que nunca he presentado en Madrid. Por un lado, se podrá ver Algunos movimientos del todo innecesarios, una serie de obras en las que aparecen esculturas en equilibrio precario o imposible. Fueron realizadas en estudio y con un enorme trabajo de postproducción para que todo pareciera verosímil.

Y, por otro lado, presento también Que los salmones canten por las calles. Es una serie compuesta por 483 fotografías que terminé en el año 2014, aunque en Tiempos Modernos presentamos un montaje de solo 32 imágenes (es difícil que esta serie se muestre en su totalidad, como me gustaría, algún día). Todas ellas muestra la totalidad de posibilidades de aperturas y cierres de las puertas de un armario, aunque así contado puede parecer una tontería (ocurre lo mismo cuando te cuentan el argumento de una película).

Cada vez me gustan más los sujetos que carecen de importancia, que pueden parecer anodinos. Pienso en algunas fotografías de Lewis Baltz, en los movimientos de algunas coreografías de Anne Teresa de Keersmaeker… aunque no me estoy comparando con ellos. No me gusta mucho hablar de las ideas que hay detrás de las obras porque creo que, al final, parece que el texto tiene más importancia que el resultado plástico (algo que no es cierto en mi trabajo). Las ideas son muy importantes, son el motor, pero a partir de ahí mi trabajo consiste en tratar de resolver plásticamente y de adecuar idea y forma. Locura y amor, este es el tema del libreto que canturrean los salmones.

Algunos movimientos del todo innecesarios

Todas las obras que reúnes parecen alabar las realidades falsas, en donde nada es lo que parece. ¿Por qué ese interés por la mentira, el engaño, la trampa?

No se trata tanto de crear una mentira como de intentar resolver plásticamente una idea. Si no hubiera podido recurrir a la postproducción digital, no hubiera podido realizar ninguna de estas dos series; tendría que haber hecho otra cosa. Aprovecho todos los medios que están a mi alcance para trabajar y el resultado en muchas ocasiones es una ficción, pero basada en hechos reales. La realidad casi nunca basta, hay que recurrir a una mentira para desvelar una verdad, del tipo que sea.

La serie que estoy comenzando basada en luz, a la que antes me refería, serán fotografías directas, sin apenas retoque. Hay que ajustar colores y contraste como se hacía en el laboratorio químico. También estoy trabajando en una serie en blanco y negro sobre el viaje, Distintos caminos, un solo destino: también fotografía directa, con un lenguaje parecido al reportaje o a la fotografía documental. Cada trabajo necesita distintos medios y enfoques.

Además la exposición se presenta en Tiempos Modernos, una tienda de antigüedades del siglo XX. ¿Cómo crees que dialogan tus imágenes con el diseño y las antigüedades?

Tiempos Modernos es uno de los lugares más especiales de Madrid y, sin duda, la mejor tienda de muebles de España. Lo compraría todo, sin exagerar.

La exposición funciona muy bien, es muy placentera. Yo estoy muy feliz. Trabajar con Carmen Palacios y Bento Figueira es un lujo.


Tiempos Modernos

Y por último, ¿qué otro evento o exposición del festival te gustaría destacar?

Bernard Plossu,  Robbins & Becher, Louise Dahl-Wolfe: estupendas.

La exposición Transiciones. Diez años que transformaron Europa: impresionante, imprescindible.

Aún no he podido ver los eventos de Paco Gómez y Vivian Maier, pero tengo muchas ganas. Seguramente hay mucho más, lo iré descubriendo. Voy a intentar ir a todas las exposiciones que pueda. GODSPEED.

Si queréis saber más información sobre Juan de Sande, 
visitad su página web pinchando AQUI.

No hay comentarios:

Publicar un comentario