lunes, 23 de noviembre de 2015

Entrevista a… la artista Clara Sánchez Sala

La reconocida revista de decoración AD publicó, en su edición de noviembre, un artículo sobre artistas jovenes con mucho talento. Entre ellos se encontraba la creadora alicantina Clara Sánchez Sala (1987) que, a pesar de su juventud, tiene ya gran experiencia y formación. 

Personalmente conozco su trabajo desde hace un tiempo y siempre me ha gustado. Suele mezclar realidad y ficción, ciencia y sueños, cartografía e imaginación… creando un estilo muy atractivo y enamoradizo. 

Tras mucho tiempo detrás de ella, hoy por fin he podido publicar una pequeña entrevista en donde la propia Clara nos explica sus ideas, sus proyectos y sus intereses. ¿Os animáis a seguir leyendo?

Clara Sánchez Sala

Para empezar, cuéntanos cuándo nació tu interés por las artes visuales y cómo supiste que el arte era tu vocación.

Creo que siempre he sentido un interés por las artes en general y simplemente tomé la decisión de desarrollar aquello que más me gustaba hacer. Admiro la posibilidad de descubrir nuevos puntos de vista o conexiones con aquellas ideas u objetos que me rodean.

A la hora de trabajar, ¿con qué técnicas o elementos te sientes más cómoda y por qué?

No trabajo con ninguna técnica específicamente, uso los materiales en función de la idea. Lo que realmente me motiva es contar historias y considero que los recursos usados en el proceso de formalización deben estar en concordancia con aquello que se desea transmitir al espectador.

Idea innata

Es evidente tu interés por la cartografía y el paisaje, dos temas muy recurrentes en tus obras. ¿Qué es lo que más te atrae de estos elementos?

En la actualidad se aprecia un creciente interés acerca del fenómeno espacial. No operamos sobre la observación directa del espacio terrestre, sino sobre una proyección de la realidad, basada en la confrontación con nuestras propias experiencias. La geografía es, según su etimología, la descripción de la Tierra, aunque yo añadiría que el termino griego sugiere que la Tierra es una escritura por descifrar.

Considero que en el mundo contemporáneo, el hombre ya no puede ver la Tierra más que a través de sus cálculos y mediciones. Creo que no hay que olvidar que la ciencia no apunta a la realidad de las cosas, sino a su posibilidad.

Entre tus trabajos me gustaría destacar Grafolitos, posiblemente uno de tus proyectos más poéticos. ¿Qué hay detrás de esta obra?

El proyecto Grafolitos aborda una reflexión sobre la intangibilidad del generalizado nuevo soporte virtual. La piedra es perdurable, pero no únicamente en el sentido de su gran resistencia al inevitable desgaste que el paso del tiempo ocasiona, sino también porque su antigüedad es del orden de lo que siempre ha existido. La piedra procede de un pasado que nunca ha sido presente.

Grafolitos

En la actualidad podemos escribir sobre un soporte no material, intangible, invisible, un soporte virtual, que actúa, a su vez simultáneamente, codificando nuestra lengua y transformando nuestro propio lenguaje en otro. Escribir sobre algo sensible a las condiciones atmosféricas, en un momento en el que la palabra escrita ”viaja” de una manera virtual y fugaz, se manifiesta como una reacción ante este nuevo formato de comunicación digital en el que se “registra” constantemente nuestra historia y nuestra experiencia, y representa una reacción frente a la no materialidad de los lenguajes virtuales.

Grafolitos presenta una instalación que consta de 180 guijarros blancos depositados sobre el espacio. Sobre los guijarros se ha transcrito, uno tras otro, un texto en código binario, El hacedor de Jorge Luis Borges. Así queda planteada la reflexión sobre la palabra, la escritura, la memoria, y nuestra forma de dejar constancia de nuestra experiencia y de nuestra vida a lo largo del tiempo.

La técnica en este caso es una transferencia digital sobre cada pieza, ya que me permitía realizar una conexión directa entre la piedra y el ordenador, un soporte sobre el que hemos escrito y una herramienta que usamos para escribir.

Grafolitos

También quiero destacar la obra Islas utópicas, con la que creas puntos imaginarios en el mapa. ¿Cómo surge este proyecto?

Este proyecto surgió a partir de una noticia que leí por casualidad en un periódico en la que afirmaba que en el 2007 España adoptó un nuevo sistema de referencia geodésico global, sustituyendo el anterior sistema regional y provocando un ligero cambio en las coordenadas anteriores. Este hecho me llamó la atención y decidí acudir al Instituto Geográfico Nacional de Madrid. Comencé a comparar diversos mapas que tenían en la cartoteca y me di cuenta de que las coordenadas habían variado a lo largo de los años o bien por errores del cartógrafo, o simplemente por avances tecnológicos. Por ello ningún punto del mapa específicamente ha tenido siempre las mismas coordenadas a lo largo de la historia. A partir de ahí comencé comparar diversos puntos geográficos anotando la diferencia que existían entre ambos. De esta forma obtenía una nueva coordenada que rastreaba mediante Google Earth. Con las distintas imágenes que realizaba mediante capturas de pantalla generaba una isla ficticia como si de un puzle de trozos de tierra se tratase. Seguidamente generaba un negativo que positivaba mediante cianotipia, ya que esta técnica se usaba antiguamente para copiar planos y, además, por que es azul y recuerda al mar. El resultado son mapas aéreos de islas inventadas que forman un archipiélago fruto de esos errores o re-calculaciones geográficas. Decidí titular el proyecto Islas Utópicas porque etimológicamente U-topos significa no lugar, lugar que no existe.

Islas Utópicas

Islas Utópicas plantea una reflexión acerca de la manera en que construimos nuestra realidad geográfica y cómo el ser humano requiere de una constante exploración y reinvención del mundo.

Islas Utópicas

Islas Utópicas

¿Otros proyectos que tengas ahora en mente?

Siempre trabajo con varias ideas a la vez. Es algo que me gusta porque algunas veces los proyectos se contaminan y realizas nuevas conexiones de las que antes no me había percatado. Actualmente estoy trabajando en varios proyectos que continúan con algunas ideas planteadas en mis últimos trabajos.

Eres todavía muy joven pero ya has participado en festivales y ferias como Getxo Arte, Jäälphoto o Scan. Mirando para atrás, ¿cómo valorarías tu corta trayectoria profesional?

Quiero seguir progresando, aprendiendo y trabajando.

Además has sido elegida por la revista AD como uno de los nuevos talentos a seguir. ¿Sorprendida? ¿Cómo te afecta este tipo de reconocimientos?

Siempre es agradable que se reconozca tu trabajo. Hasta ahora, mi actividad profesional se centra en el arte y mi única pretensión es poder seguir desarrollando nuevos proyectos y disfrutar de ello.

Página de la revista AD

Aprovechamos esta entrevista para preguntarte cómo ves la situación actual de las artes en España. ¿Crees que un artista vivir de su arte?

Creo que vivir exclusivamente del arte es muy difícil y, por otra parte, no estoy segura de quererlo. Estaría atada a muchos condicionantes. Generalmente solemos buscarnos otro trabajo que nos aporte alguna estabilidad económica y nos deje tiempo para desarrollar nuestra obra.

En cuanto a la situación actual de las artes en España, considero que hay muy buenos artistas y gente muy preparada en el sector artístico de nuestro país. Sin embargo, para gran parte de los españoles, el arte es un mundo desconocido. Pienso que la educación es un pilar importante si queremos mejorar en este aspecto y llegar a un público más amplio. Ello también ayudaría no solamente a generar más público nacional, sino también a expandir la escena artística española más allá de nuestras fronteras ya que, cuanta mayor comprensión generemos, más confianza tendríamos en nosotros mismos. Es imprescindible defender mucho más lo nuestro, apostar con firmeza por la construcción de un nuevo contexto actuando de manera cooperativa en ello.

Y por último, contéstanos de forma rápida:

Un libro: Escribir de Marguerite Duras.
Una película: te puedo decir dos directores - Tarkovski y Dreyer.
Una canción: no sabría decir. Hay muchas que me gustan. Hace poco estaba escuchando Angus & Julia Stone.
Un artista: ahora mismo pienso en Gordon Matta Clark, pero tampoco sabría quedarme solo con uno.
Un museo o centro cultural: Kunstmuseum Basel.
Una ciudad: tres ciudades - Cuenca, Alicante y Madrid.
Un recuerdo: las maquetas de barcos de mi padre.

¡Muchas gracias Clara!
Si queréis conocer más cosas sobre esta artista, os recomiendo visitar 
su página web pinchando AQUÍ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario