domingo, 14 de junio de 2015

¿Qué es Harddiskmuseum?

Últimamente tengo que dar las gracias a internet por ayudarme a conocer proyectos que me han dejado con la boca abierta. Esta misma semana, por ejemplo, la red me ha permitido conocer una iniciativa recién nacida llamada Harddiskmuseum… un nombre muy atractivo que esconde una idea brillante. 

Harddiskmuseum no es más que un museo creado dentro de un disco duro. En su interior guarda, cuida y conserva una serie de obras realizadas expresamente para el proyecto por diferentes artistas y ajustadas al mundo digital. Todos aquellos interesados pueden conectar ese disco a un ordenador y navegar por su colección, disfrutando y soñando con tan sólo unos clics con el ratón. 

El concepto detrás del proyecto parece algo simple. Aún así es algo que combate totalmente la idea tradicional que todos tenemos de un museo físico: ¿para que construir arquitecturas mastodónticas y contratar a arquitectos estrella si podemos reducir todo a un producto que cabe en la palma de nuestra mano?

El artista Solimán López (Burgos, 1981) es el director de tal locura. Esta misma semana hemos podido hablar  con él y nos ha contado todos los secretos detrás de este museo intangible. ¡Espero que os guste!


¿Quiénes formáis parte del equipo detrás de Harddiskmuseum?

El proyecto se desarrolla desde el Departamento de i+D (ESAT LAB) de la ESAT (Escuela Superior de Arte y Tecnología). Todo se ha coordinado desde aquí y hemos podido hacer un equipo competente y competitivo con el que llevar a cabo la obra. Agradezco enormemente la confianza depositada en el proyecto.

El equipo se completa con Óscar García (Director de PAC) como jefe de Programación; Alejandro Macharowski (Docente del departamento de didáctica de ESAT) en el departamento de didáctica y publicaciones; Alba Abellán y Javier Cillero en producción; Fran Mengual en el departamento de imagen y documentación; y Miguel Angel Boto en el de diseño gráfico. Estos últimos son alumnos de las carreras de arte y diseño de la ESAT.

Tengo además la suerte de contar con unos asesores artísticos de lujo como son Nilo Casares, Juan Martín Prada y José Ramón Alcalá. En el apartado de innovación cuento con el apoyo de Droide Comunidad (formación en robótica) que está desarrollando un magnífico trabajo en el montaje interactivo del museo. Por último, Óscar Romero (programador especialista en webgl y 3D) se encarga de la parte de interacción web y de la programación del disco.

Como ves, somos un gran equipo y creemos que el proyecto tiene un gran potencial.

¿Cuándo y cómo os surgió la idea de crear un museo como este?

El proyecto surgió durante la III edición del Encontro de Novos Artistas en Santiago de Compostela. El espacio de la Ciudad de la Cultura me inspiró para previsualizar la vida de un museo dentro de otro museo que de alguna manera no había conseguido tener una programación adecuada.

El proyecto quedó aparcado durante un tiempo hasta que he visto que el equipo humano y los recursos han sido suficientes como para hacerlo tal como tenía en mente. Queda mucho trabajo por delante pero las expectativas son muy buenas.

Aun así es importante dejar claro que una idea como esta seguirá autodiseñándose ya que las exigencias que el proyecto va a ir creando son imprevisibles. Siempre que se innova o se implementa algo alternativo, la sorpresa es un factor del juego que hay que tener en cuenta… y ante esto queremos, sobre todo, disfrutar.

Debemos pensar que el museo es en sí mismo una obra de arte que vive de la colectividad. Actualmente en el mundo digital el factor colectivo es un fin en sí mismo.

¿Qué tipo de obras habéis seleccionado hasta ahora?

El museo tiene una vinculación muy directa con las nuevas tecnologías y los procesos artísticos. En cualquier caso la obra que tenemos está relacionada con la documentación, el videoarte, la fotografía, los interactivos, el sonido, las recreaciones 3D, etc… Todo lo que sea susceptible de encontrar un formato válido para el disco es suficiente para poder formar parte del mismo.

Lo que sí es un factor a destacar es que los artistas que participen deben saber que su obra debe ser inédita o se tiene que encontrar de manera única dentro del disco. Buscamos un valor de exclusividad en esos archivos digitales. El museo pretende romper la cadena de reproducción del archivo digital para dotarle de un valor todavía mayor. Si imaginamos una fotografía digital, el archivo que la representa digitalmente y que se encuentra en el interior del disco es único, lo que obliga a visitar el disco para poder disfrutar de la obra.

¿Cómo habéis decidido distribuir estas obras dentro del disco?

Las obras estarán distribuidas por artistas, exposiciones o colecciones. El esquema de organización no difiere mucho de un museo tradicional. La información es información digital o física pero, al fin y al cabo, información. Para entender bien la distribución de la obra debemos pensar en la metáfora siguiente: “Sala = Carpeta”.


¿Podrán participar nuevos artistas interesados en el proyecto? ¿Cómo?

Estamos abiertos a recibir trabajos a través de www.harddiskmuseum.com. Hemos habilitado un formulario de contacto desde el cual los artistas pueden enviar sus propuestas y, si estas cuadran, serán incorporadas al museo.

Si un artista es aceptado, el momento de la entrega de la obra es muy importante: me reúno personalmente con el artista (en la medida de lo posible) y se documenta toda la reunión a modo de acción performativa (el archivo deberá ser único y debemos atestiguarlo).

Eso si, el museo debe configurar una colección coherente y para eso los asesores artísticos del proyecto son fundamentales.

¿Cómo se podrá acceder al disco duro y “visitar” el museo? ¿Los “visitantes” podremos hacer una copia en nuestros propios ordenadores?

Estamos haciendo un trabajo titánico para conseguir que haya una buena interacción con la obra. Para ello he concebido la sala de exposiciones como un enorme escritorio desde el cual se accede al disco que se encuentra protegido con altos niveles de seguridad. El espectador se encontrará con carpetas físicas, con un aspecto similar a las digitales, que al tocarlas físicamente hacen que se ejecute la obra. Todo está conectado al disco desde el que sale toda la información.

El público no podrá llevarse copias de la obra, pero desde la web podrá ver resúmenes de los contenidos que se están mostrando (nunca el 100% del contenido).

El museo se plantea como un site specific itinerante. Esperemos que tenga su visualización mundial y pueda, de este modo, representar a sus participantes y a sí mismo de la mejor manera posible.

¿Organizaréis exposiciones o actividades temáticas?

Efectivamente. Como adelantaba la estructura de programación es similar a la de cualquier museo. A este respecto puedo adelantar que estamos ya trabajando en la primera exposición que se llamará Líquido y que estará conformada por un importante elenco de artistas internacionales que trabajan con obra “intangible”. 

A esta exposición se irán sumando otras muchas. Estamos por supuesto abiertos a que comisarios de todo el mundo planteen sus contenidos en el museo.

Para más información sobre Harddiskmuseum, visitad la página web del proyecto pinchando AQUÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario