lunes, 9 de marzo de 2015

Entrevista … al artista Martín Blázquez

A finales de febrero se celebró la segunda edición de LA NEW FAIR, un evento comisariado por Semíramis González y celebrado en el espacio que tiene La New Gallery en Madrid. El objetivo principal de esta cita era "conocer aquellas propuestas de artistas más emergentes sin representación galerística o que no están en el circuito comercial", pero también buscar "crear un nexo de unión entre estos artistas y el ámbito profesional, facilitando el acercamiento no solo al público en general, sino también con críticos, comisarios, prensa, coleccionistas, galeristas, etc."

Este año tan sólo se selecciono el trabajo de 25 artistas y entre ellos destacaría al fotógrafo Martín Blázquez. Hemos podido hablar con él para que nos cuente con sus propias palabras sus ideas, sus influencias y el transfondo de su trabajo. ¡Seguid leyendo!

Silencios (2010)

Para empezar, nos gustaría saber de dónde vienes y cuándo empezaste a interesarte por el arte.

Mi interés por lo artístico viene del entorno que he tenido desde que era pequeño. Muchos de mis amigos de la infancia tenían una característica en común y esa era el interés por aprender nuevas cosas, por hacerse preguntas tanto en el mundo de lo tangible como de lo oculto. Nos interesaban cosas tan dispares como la cábala, las teorías de la evolución o lo mensajes ocultos que podía haber en una fachada gótica. Nos parecía que los objetos tenían un lenguaje secreto. Y eso es algo que nos fascinaba y nos sigue fascinando hoy en día.

¿Por qué decidiste utilizar la fotografía como medio expresivo?

Por la diferencia que hay entre realidad y ficción. Yo quería decir que mis conceptos, aunque intangibles, eran reales, que existían, y la fotografía se adaptó perfectamente a esa premisa.

En otras disciplinas como pueda ser la pintura o la escultura el resultado es algo que, aunque en apariencia puede ser realista, surge de la imaginación del artista. Hay una ruptura entre realidad y representación que puede ser súper interesante pero que para mi obra no encajaría con lo que quiero contar. En el caso de la fotografía, puede que lo que fotografiaste sólo pasara una vez en la vida durante el tiempo que estuvo abierto el obturador y nunca más ocurra. Pero es real y eso es una característica que quiero que tengan mis obras. El espectador ve algo real, que tiene relación con el concepto "verdad".

It (2011)

¿Recuerdas cuál fue tu primera cámara de fotos?

Antes de tener mi primera cámara, ya tenia una idea de que imágenes me interesaban. Es decir, sabía que fotos quería hacer pero no tenia la menor idea de como se usaba una cámara.

Empecé con una canon intermedia. El medio digital hace que aprendas rápido: ver en el visor la imagen que acabas de hacer y comprobar si es lo que buscabas en una gran herramienta. Si no te gusta la puedes repetir hasta que el resultado sea el que quieres. Lo importante en esto es nunca conformarte con algo que este "más o menos bien". La imagen final tiene que ser impecable en todos los sentidos. Da igual el tiempo que tardes o si tienes que volver al día siguiente en busca de la luz perfecta. La mayor satisfacción es conseguir la foto que tienes en mente. 

A la hora de trabajar, ¿cuáles son tus influencias más directas? ¿Qué otros creadores y elementos te inspiran?

Hay varios artistas que me interesan, con los que disfruto y aprendo viendo sus trabajos. Anish Kapor, Juan Muñoz, John Baldessary, Roland Fischer, Louise Bourgeois y Yayoi Kusama son solo algunos nombres que me vienen ahora a la cabeza entre varios a los que sigo/he seguido y respeto profundamente.

Respecto a las influencias, en mi caso también vienen de otras disciplinas como pueda ser el cine, la música o la lectura. Ridley Scott, Stanley Kubrick o Wong Kar-wai son directores que han sido claves, me han hecho pensar mucho en mi concepto de "representación" y puedo afirmar que mis fotos no serian igual sin ellos y sus películas. A Humberto Eco también le metería en la categoría de influencia directa.

Una de las obras que me gustaría destacar es Undisturbed. Cuéntanos un poco más de este trabajo.

Quería hablar de la capacidad del ser humano a la adversidad y elegí Chicago en invierno como marco para contarlo. Encontré un silencio visual que nunca antes había experimentado en unos paisajes por debajo de los 20°C y donde la gente hace su vida normal. Lo más interesante del medio fotográfico es que las imágenes tienen su propio lenguaje y te cuentan cosas que no se pueden decir de otra manera. En una fotografía lo que ves es parte del mensaje. La otra parte a veces se extiende mas allá de nuestra capacidad para explicarlo con palabras.


Fotos de la serie Undisturbed (2010)

También me gustaría destacar Convergence. ¿Cómo surge este proyecto?

Se basa en el concepto de profundidad y superficie que tienen los objetos. Partiendo de una idea del filósofo Ortega y Gasset, busque imágenes que aisladas de su entorno resultaran bellas, interesantes y que estuviesen dotadas de profundidad, característica que no es común a todas las cosas que nos rodean.  Doté a esas imágenes de una abstracción geométrica para que fueran "bellas" pero sin saber explicar porqué. Pueden parecer sacadas de diseño gráfico, pero el hecho de que sea fotografíen las dota de sinceridad.

Algunas veces, cuando escuchamos la palabra "belleza", nos suena a algo frívolo pero creo que su búsqueda tiene implicaciones mucho más profundas. Es algo que define mis aspiraciones e ideales tanto como artista como persona. Platón dijo que la belleza es el esplendor de la verdad.


Fotos de la serie Convergence (2006)

Has retratado también la arquitectura de varias ciudades. ¿Qué es lo que más te atrae de los edificios?

El trabajo que hice en septiembre del 2011 en NY se basa en despojar a la ciudad de su tridimensionalidad y crear a partir de ella un background. Los edificios se convierten en el fondo de un teatro en la que los seres humanos pasamos nuestra existencia y que permuta y evoluciona cada vez que nosotros o cada persona de nuestro entorno cambia de posición o de perspectiva. Eso hace que ese fondo tenga infinitas posibilidades visuales e incontables realidades que cambian a cada instante. Esta idea origina que se distorsione la esencia de como percibimos nuestro entorno y lo hace compatible con las nuevas corrientes de pensamiento en las que se habla en que nuestra existencia se halla en una especie de realidad virtual de colosales dimensiones.

NY (2011)

El trabajo que hice en febrero del 2012 en Miami es completamente diferente al anterior. Se basa en dotar a la realidad de abstracción, seria una evolución de la serie Convergence pero donde cuento que sólo hace falta mirar en la dirección adecuada para sorprenderte con algo bueno. Y esto es válido para varias facetas de la vida.

Miami (2012)

Este año has sido uno de los artistas seleccionados para exponer en La New Fair. ¿Qué proyecto has presentado?

La isla roja se basa en el concepto del Éxodo pero no solo en su significado de "escape", si no como experiencia por la que de forma natural pasa el ser humano. Y de como en la forma que superamos una frustración o un fracaso nos hace más libres. Las imágenes fueron tomadas en Al Jazirah al Hamra, una ciudad a las orillas del Golfo Pérsico que fue construida y abandonada en varias ocasiones. En Al Jazirat Al Hamra había cientos de casas, 9 mezquitas, escuelas y hasta una cárcel donde se encerraba a los ladrones de camellos. La ciudad, moldeada de mil y un materiales de mil épocas diferentes, hacía convivir el adobe, el barro, la arcilla, la arena, la piedra y el coral con la misma armonía con la que realidad y fe se fundían en las leyendas que, contadas de padres a hijos, han llegado a nuestros días.

Las fotografías persiguen una idea poética de la ruinas y nos hablan que la ilusión y la constancia  son unas buenas bases para nuestra existencia.

Una vez finalizada la feria, ¿cómo valoras este evento?

La New Fair es la demostración de que hay mucha gente haciendo buenas propuestas y que gracias a estos eventos se les ofrece visibilidad. También no da la  posibilidad de que, como espectadores, podamos ver cosas interesantes fuera de los circuitos más maduros. Mi valoración es más que positiva.

Por otro lado y aprovechando esta entrevista, nos gustaría saber además qué opinas del panorama artístico actual dentro de nuestro país.

Goza de plena salud. Las nuevas generaciones tienen mucho que contar e interpretar y todos los medios a su alcance. Vienen con una fuerza y una energía que me encantan. Y son muy libres.

¿Cuáles crees que son las dificultades a las que se enfrenta un creador hoy en día a la hora de desarrollar su carrera?

Creo que en cada época ha tenido su propias dificultades a la hora de crear y de desarrollar una carrera. Esta que vivimos tiene las suyas propias aunque no creo que sea más difícil proponer ideas interesantes ahora que hace 50, 100 o 200 años. La ilusión y la constancia puede con todo. También opino que cuando apuestas por eso no sabes ni te puedes hacer ilusiones con la repercusión que van a tener tus obras, porque es algo que no depende de ti. Lo que si puedes hacer es que tu trabajo sea lo mejor que puedas y que de tu paso por este mundo queden cosas que cuando alguien en el futuro las vea piense en algo bueno o le produzca "simplemente" placer estético.

Bokor (2013)

Y para terminar, ¿qué iniciativas o trabajos tienes en mente para el futuro?

Llevo tiempo pensando  en buscar una alegoría sobre la necesidad ancestral del hombre de dotarse de una espiritualidad. Un concepto de espiritualidad sin delimitar pero con un sentido más amplio al de religión y al de dogma y más cercano al misticismo, a la gnosis y a la atracción del ser humano de dar un sentido más amplio, más profundo y más trascendental a su propia existencia.

De manera atávica y con la misma naturalidad con la que comemos y respiramos, reconocemos como esencial un vinculo que nos eleva y nos une a algo superior, ya esté este “Algo” fuera o dentro de nosotros. Con ese mismo vinculo dotamos de algunos lugares con la metáfora del más allá.

Existen lugares que unidos a  ciertos números “mágicos”, ciertas proporciones y a unos misteriosos espacios anclados en el tiempo llevan al espectador a un acercamiento fronterizo entre lo que somos y aquello que anhelamos y a recordarnos que solo hay que mirar dentro de nosotros para recordar la insistente necesidad del ser humano al Conocimiento.


Muchas gracias a Martín por su tiempo. Si queréis saber más de él, visitad su página web pinchando AQUÍ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario