jueves, 29 de mayo de 2014

Entrevista a… Guillermo Mora, artista participante en Open Studio

Aunque Open Studio ya cerró sus puertas hace varios días, hoy quiero presentaros una pequeña entrevista realizada a otro de los artistas participantes. Su nombre es Guillermo Mora (Madrid, 1980) y ha ganado ya numerosos premios y becas, como el Premio Generación 2013 de Caja Madrid, la Beca de la Real Academia de España en Roma (2010-2011), la Ayuda a la Producción en Artes Plásticas de la Comunidad de Madrid o la Mención de Honor en el X Premio de Arte ABC.

Con tal curriculo, es un honor y un placer haberle podido entrevistar. ¡No paréis de leer!

Tres casi seis (2013).
80 kilos de pintura acrílica sujetos por gomas elásticas.

Para empezar, ¿cuándo empezaste a interesarte por el arte? 

Desde pequeño tuve un gran interés por todo la material, lo manipulable, por todo lo que se podía transformar a través de uno mismo, pero nunca pensé en el arte como mi profesión. Es algo a lo que me fui acercando de una manera natural. Empecé a ser consciente de la profesión cuando comencé la carrera y poco a poco me fui viendo dentro del sector.

¿Cómo fue tu formación?

Tengo cuatro etapas formativas muy distintas: Madrid en la Universidad Complutense, Chicago en el Art Institute, vuelta a Madrid estudiando un Master en la UEM y mi estancia en la Academia de España en Roma. 
De la primera etapa en Madrid diría que fueron los años más “académicos” y clásicos, pero aprendí la disciplina de este trabajo. Cuando me fui a EEUU se me abrió un enorme abanico de posibilidades. En sus universidades ser artista e investigar en las artes es una profesión y por tanto, cuando estás en su estructura, tu eres un profesional más del sector. Tienes algo que aportar. 
A mi vuelta a Madrid en 2007 me encerré a trabajar en mi estudio y, tras un año de práctica, decidí volver al marco académico a estudiar el Master. Comencé a interesarme por el terreno de la investigación y a ser consciente de que los artistas jugamos un papel fundamental en la teoría del arte. No sólo somos “peones” del estudio; somos productores pero también pensadores y es nuestra obligación dejar constancia de nuestro pensamiento a través de nuestras reflexiones y escritos. En 2010 me fui a Roma. Desde entonces no hago muchas distinciones entre mi formación práctica y mi formación teórica. Se desarrollan a la par y siempre intento que la una aporte a la otra.

Casi tres (2011).
Capas de pintura acrílica sujeta por gomas elásticas. 

¿Qué supuso estudiar en el extranjero para ti?

Estar lejos te aísla y ayuda a definirte. Sin mis estancias en las escuelas o centros en el extranjero creo que sería otra persona.

Por otro lado, ¿cómo definirías tu estilo?

Como un manual de instrucciones incompleto.

¿Qué otros artistas y elementos te inspiran?

Muchas de mis fuentes de inspiración vienen de la vida cotidiana. Los comportamientos y actitudes de nuestro día a día son para mí gestos que luego vuelco sobre el trabajo.

Hacia blanco (2013).
300 metros de madera policromada y 
ensamblada mediante bisagras metálicas.

Muchas de tus piezas destacan por utilizar restos y desechos de otras obras. ¿Por qué ese interés por esos elementos?

Un montón de restos en el estudio son como tener un alfabeto desordenado: uno siempre va a querer organizar un nuevo vocablo, una nueva palabra, un nuevo orden.

Participas este año en Open Studio. ¿Qué es lo que te animó a participar?

Mis compañeros del estudio y yo nos animamos a participar porque la organización nos dio  flexibilidad de fechas y horario de apertura. También nos interesó el listado de profesionales ya que muchos de estas personas nunca habían visitado nuestro estudio. Es una buena oportunidad.

¿Qué supone como artista estar presente en un evento como este?

Para mí el principal objetivo de abrir mi estudio es que el espectador pueda comprender mejor cómo pienso día a día. El funcionamiento del estudio va en paralelo a como está funcionando nuestro cerebro.

Prototipo (2011).
Técnica mixta sobre fragmentos de bastidores de madera.

Por otro lado y aprovechando esta entrevista, nos gustaría saber además qué opinas del panorama artístico actual dentro de nuestro país

Opino que no hay ningún panorama. El sector artístico siempre ha estado muy fragmentado en España, nunca ha sido sólido. Está cargado de voces individuales pero no hay una voz conjunta.

En tu opinión, ¿crees que un creador puede vivir única y exclusivamente de la actividad creativa dentro de nuestras fronteras?

En España lo veo prácticamente inviable. Desde el punto de vista institucional los presupuestos se han visto reducidos casi al máximo. Un buen ejemplo nos lo ponen las Ayudas a la Promoción del Arte Contemporáneo Español del MECD. En dos años se han visto reducidas un 90%. Algo nos está diciendo este hecho, ¿no? Han dejado al sector a la deriva confiando en la financiación privada y en un coleccionismo que lo mantenga; pero en este país no hay una tradición del coleccionismo y dudo que la haya en un futuro.

Si los coleccionistas españoles son pocos y se le da la espalda al sector, habrá que hacer lo que está haciendo toda una generación: irse fuera. El tiempo pondrá sobre la mesa todo lo que este país se pierde.

Y ¿qué consejo(s) darías a aquellas personas que quieren trabajar de su creatividad?
Sé constante dentro de lo inestable.

Para terminar, contesta rápidamente a lo siguiente:

Un libro:  El castillo de Franz Kafka.

Una película: El más allá de Masaki Kobayashi.

Una canción: ; john de iamamiwhoami.

Un artista: mi artista de hoy es Roman Signer.

Un museo o centro artístico: Centrale Montemartini, Roma.

Una ciudad: Estambul.

LOT (Nº 13) (2011).
Restos de bastidores sujetos por fragmentos de lienzo.

****



Si os ha gustado el trabajo de Guillermo Mora, os aconsejo visitar su página web.

También podéis ver el video que realizó el equipo de Plataforma PAC sobre el artista:

No hay comentarios:

Publicar un comentario