domingo, 16 de marzo de 2014

FMM 2014: entrevista… a la artista Irene Cruz

Durante los últimos meses he tenido la oportunidad de ver la obra de Irene Cruz en directo en varias ocasiones y tengo que reconocer que sus fotografías cada vez me atrapan y me sorprenden más. Sus imágenes son sencillas y poéticas, pero atractivas y capaces de transmitir soledad, incertidumbre o paso del tiempo. Y todo ello sin grandes artilugios. 

Durante este mes de marzo Irene participa en varias actividades relacionadas con el festival Miradas de Mujeres y, para celebrarlo, os presento una pequeña entrevista en la que ella misma analiza su trabajo.  

Imagen de la serie Stimmung.
© La artista.

Para empezar, comentar que estudiaste Publicidad y Relaciones Públicas, además de Comunicación Audiovisual. ¿Qué es lo que hizo que te dedicaras a la fotografía finalmente?

La pasión que siento en relación con mi trabajo fotográfico y todo lo que me llena, pero también la facilidad que tengo y felicidad que siento de seguir creando dentro de mi universo artístico. Además los pequeños reconocimientos a mi trabajo desde el principio me han animado a seguir adelante.

Hoy en día es muy difícil vivir del arte para alguien joven… es una continua inversión. Aunque en un primer momento quise estudiar Bellas Artes, creo que no me arrepiento si digo que me alegro de haber tenido también una formación profesional dentro de la creatividad que me permite trabajar en muchos campos allá donde vaya. Además, haber estudiado publicidad y saber varios idiomas es algo que me viene muy bien para llevar a cabo mi autopromoción.

Háblanos de tus referentes a la hora de crear: ¿qué artistas o elementos te inspiran o te influencian más directamente?

Siempre que me hacen esa pregunta encuentro muy difícil contestar, porque muchas veces no sé exactamente de donde viene eso a lo que llaman inspiración. Puede ser una vivencia, una secuencia, un instante, una frase, una emoción, un fragmento de un poema, un color... Cuando la busco, me gusta encontrarla sobre todo a través de los libros. Recurro mucho a la filosofía: nombres como Simmel, Ritter, Schopenhauer, Spinoza, Heidelberg o Sennett son algunos de mis filósofos favoritos. Muchas veces en mis textos cito fragmentos de sus obras en los que me baso para crear mis series.

También recurro al cine: me gustan muchísimo Terrence Malick o Lars von Trier. Malick es casi como un ídolo para mi y su manera de contar me fascina. En cuanto a fotógrafos me quedo con Thomas Struth, Mayumi Hosokura, Francesca Woodman

Imagen de la serie Seele.
© La artista.

En tu trabajo, aparecen personajes femeninos de forma habitual, pero no muestran el rostro. Son mujeres anónimas, sin rasgos individuales. ¿Qué significa para ti este tipo de retrato?

Busco la empatía con el espectador. Cuando se muestra un rostro en una fotografía se ve a una persona en concreto, pero si este no aparece la figura puede ser cualquiera. Quiero que los espectadores imaginen, que sientan la tierra mojada bajo sus pies descalzos, que se pierdan en el espacio natural y en el temporal, que reflexionen atraídos por el misterio de mis imágenes que parecen situarse en el punto en el que todos los opuestos confluyen. Quiero que no se olviden del lugar de donde vienen, que sean naturaleza (porque todo es naturaleza en definitiva). Quiero que entren y sean partícipes de mi juego, que se conviertan en esas mujeres, como ellas se han convertido a su vez en Irene Cruz.

En tu obra también tienen gran importancia los paisajes idílicos, silenciosos, vacíos e, incluso, fríos. ¿Por qué tu interés por este tipo de parajes?

En mis series fotográficas siempre combino la figura humana con el paisaje. La naturaleza tiene un gran protagonismo: la naturaleza lo es todo.

Creo que el paisaje no existe sin la percepción emocional de quien lo contempla. Primero es un acto de ver y sentir para posteriormente ser interpretado por el arte, dando así un giro completo en el proceso de creador-observador-creador.

En mis series fotográficas el cuerpo transmite la atmósfera del paisaje, y el paisaje refleja los sentimientos de las figuras. Algo no revelado. Es el lugar del misterio envuelto en el anochecer temprano o atardecer tardío. Apelo a quien lo contempla, a su empatía. Siento una atracción hacia ese tipo de paisajes fríos, vacíos, que incitan a la reflexión. Desde Inner Tales (2011), no ha habido trabajo fotográfico sin esa combinación.


Imagen de la serie Seele.
© La artista.

Por otro lado, naciste en Madrid pero vives actualmente en Berlín. Como artista residente en el extranjero, ¿qué opinión tienes del panorama artístico en nuestro país?

España y Alemania son dos realidades diferentes. Aquí, en Berlín, el arte está en todos los rincones de la ciudad y a la orden del día. Todo es mucho más libre creativamente hablando. Noto una diferencia porque aquí hay muchas más posibilidades en cuanto a espacios expositivos y oportunidades, pero hay que trabajar muy duro. Hay artistas de muchísima calidad.

En España creo que también hay gente buenísima que debería de empezar a enseñar lo que hacen al resto del mundo. Hay ferias y galerías que muestran artistas de mucho nivel, pero creo que no hay una "cultura del coleccionismo" y no se valora lo suficiente nuestra profesión.


Imagen de la serie Aus Heiterem Himmel.
© La artista.

Y ¿cómo es tu experiencia vital y profesional en Alemania?

Empezar de cero siempre es difícil. Decidí venir a vivir aquí hace 10 meses, además de por los atardeceres azules, porque el año pasado me seleccionaron en un concurso de la KunstHalle. Participé en un par de exposiciones colectivas a raíz de ello y sentí que mis fotografías eran valoradas aquí. Quería dar un paso más en mi carrera.

En general estoy muy contenta. Es una ciudad difícil porque hay muchísima competencia y no tengo apenas contactos, pero por suerte hablo alemán y eso lo hace todo un poquito más fácil. Ya he tenido dos exposiciones individuales en lo que llevo aquí y sigo buscando más oportunidades. Tengo muchas ganas y no paro de trabajar para conseguir mi sueño… Espero algún día "conquistar" Berlín.

Imagen de la serie Habitat.
© La artista.

Además, ¿cuál es tu opinión sobre el panorama actual de las mujeres en el sector de las artes visuales?

Creo que las mujeres, en general, tenemos una sensibilidad especial a la hora de contar. Admiro muchísimo el trabajo de artistas como Yolanda Domínguez, que fue profesora mía en el máster de EFTI. Hay mujeres que no paran, que no se calla, que luchan por sus ideas y reivindicaciones. Tenemos que seguir gritando para que se nos oiga.

¿Personalmente has sufrido algún problema o dificultad durante tu carrera por cuestiones de género?

Personalmente no, la verdad. Si he tenido algún problema o dificultad no ha sido por esa razón.

Este año participas en el festival Miradas de Mujeres. De hecho, algunas de tus obras se muestran en la exposición colectiva “Miradas de Mujeres”, abierta en el Espacio Cervantes6 (Oviedo). ¿Qué trabajos expones específicamente?

Es el primer año que participo en este festival y me siento muy afortunada de que mi galería me haya dado la oportunidad de compartir su espacio con artistas tan grandes como Marta Petite, Begmont y Laura Medina entre otras. En esta ocasión, presento mi serie Mär.


Imagen de la serie Mär.
© La artista.

También participas en el proyecto Virtual e-llas, organizado por el colectivo La Lata Muda. ¿Qué te atrae de este proyecto y cómo participas?  

Desde hace un año me siento muy atraída por el formato vídeo. Llevo un año trabajando en producir pequeñas piezas de videoarte. Vi la convocatoria de La Lata Muda a través de Twitter y me animé a participar ya que era una ventana abierta a enseñar alguno de mis proyectos.

Han seleccionado Aus heiterem Himmel y lo mejor es que he descubierto piezas muy interesantes gracias a ellos. Destacaría los trabajos de Beatriz Díaz o Eva Manones y el de Isabel Perez del Pulgar.

Y por ultimo, participas en una instalación fotográfica en el museo MARCA llamada Ahora, nosotras. ¿Por qué te intereso este proyecto?

En sus inicios el proyecto se llamó International Mail Project. Fue organizado por el colectivo Art Esencia y comenzó con una exposición colectiva en Amsterdam el año pasado. Allí se presentó por primera vez en el Centro de Hispanohablantes de Ámsterdam y ahora lo han trasladado al museo MARCA.


Así que participar por partida triple en el festival Miradas de Mujeres ha sido un poco de casualidad. ¡Pero muy contenta de que pasen este tipo de cosas!

Video #7 Foliate, de la serie Native.
© La artista.

Si queréis conocer más sobre el trabajo de Irene Cruz, podéis visitar su página web pinchando AQUI.

No hay comentarios:

Publicar un comentario