martes, 18 de febrero de 2014

Entrevista… al galerista Javier Silva

Dentro de unos días se inaugurarán numerosos eventos culturales en Madrid y uno de ellos es JustMad, una feria de arte emergente que esta semana cumple su quinto año de vida. En esta edición de la feria podremos disfrutar del stand de la galería pucelana Javier Silva. Este espacio ganó el premio JustMad de Arte Emergente en 2013 y este año vuelve a la feria con ganas de pelear y mostrar mucho arte de calidad. 

Os presento debajo una entrevista realizada a Javier, director de la galería, que espero que os anime a visitar su stand. ¡No os lo perdáis!

En primer lugar, ¿cómo y cuándo nace esta galería?

La galería nació oficialmente el 5 de octubre de 2012, el día que abrimos nuestras puertas al público e inauguramos nuestra primera exposición individual con la obra de Luis Cruz Hernández. Pero obviamente el proyecto comenzó a concebirse y armarse mucho tiempo antes no solo porque hubo que remodelar completamente el local, sino también porque fue necesario planificar el proyecto, diseñar una programación, contactar con los artistas, empezar a darnos a conocer en el sector y un montón de cosas más que forman parte del trabajo de una galería.

Nos sorprende la ciudad elegida: Valladolid no es una urbe con tanto movimiento cultural como Madrid y Barcelona. ¿Por qué os animasteis a abrir la galería aquí y no en ciudades con mercados más potentes?

En realidad nunca hubo una decisión que tomar en ese sentido porque no se contemplaron otras posibilidades. Valladolid es la ciudad en que vivimos y, por tanto, lo natural era abrir aquí la galería. Sin duda, el lugar no es fácil para un proyecto de este tipo y posiblemente es mucho más sencillo trabajar en una gran ciudad donde el contexto sea más propicio –especialmente en términos de acceso a los coleccionistas y a los profesionales del sector -. Aun así también tiene algunos puntos fuertes el estar radicados en una ciudad más pequeña, y eso es con lo que tenemos que trabajar.

Representáis a varios artistas. ¿Cuáles son los criterios de selección?
La selección de los artistas es uno de los aspectos más complicados en el trabajo de una galería y esto es mucho más evidente aún en el caso de una galería joven, que durante sus primeros años tiene que darse a conocer, posicionarse, adquirir credibilidad y hacerse un hueco en el circuito del arte cuando menos nacional y, deseablemente, internacional. A ello se suma, en el caso del arte contemporáneo, la ingente diversidad de lenguajes y propuestas que coexisten actualmente, lo que abre tremendamente las opciones pero dificulta también las decisiones sobre qué perfil adoptar y con qué tipo de propuestas trabajar.
Hay muchos artistas con un trabajo muy interesante y, sin embargo, una galería solo puede trabajar con un número muy limitado de ellos. La sensación general es de cierta frustración por no poder acoger de alguna forma a un mayor número de creadores. Dicho esto, en la selección de los artistas de la galería juega un papel esencial nuestra mirada personal, el sentir una conexión con el trabajo que hace el artista y sentir ganas de abrir el espacio de la galería a sus propuestas. No hay un perfil muy claro en términos conceptuales, técnicos o estéticos, sino algo más intangible y difícil de definir. Nosotros sí vemos un hilo que une de forma invisible a los artistas de la galería, pero no es fácil traducirlo en palabras.
Además de esto hay otros criterios que se manejan y que tienen que ver con el posicionamiento que quiere adquirir la galería tanto a nivel local y regional como en el circuito nacional e internacional. Así, por ejemplo, aproximadamente la mitad de nuestros artistas son de Castilla y León y la otra mitad se distribuyen entre artistas españoles y procedentes de otros países. Y también, aunque una de las apuestas de la galería es trabajar con artistas jóvenes y emergentes en quienes vemos calidad y un gran potencial, reservamos un espacio no menos importante a creadores que están en la mitad de sus carreras o con un reconocimiento y trayectoria ya muy importante.
Actualmente tenéis en cartel la exposición El Paisaje Latente, con obras de Fernando Gujar. ¿Nos podéis explicar este proyecto?
Fernando Guijar llevaba ya 9 años sin exponer en Valladolid, un tiempo en el que sin embargo ha desarrollado un trabajo muy interesante, vinculado durante más de 15 años a la galería Ferran Cano y exponiendo de forma periódica en los espacios de la galería en Barcelona y Palma de Mallorca y en ferias de todo el mundo. Ferran Cano cerró sus puertas el año pasado y vimos que era el momento idóneo para mostrar los últimos trabajos de Fernando en la ciudad, ya que sus propuestas tienen una enorme fuerza visual y una creatividad desbordante, como podéis ver si os acercáis por la galería hasta el 15 de marzo.
El Paisaje Latente es un trabajo cuyo eje central, desde el punto de vista técnico, lo conforman una serie de fotografías tomadas por Fernando que posteriormente son intervenidas hasta conformar imágenes a medio camino entre lo real y lo soñado y que nos invitan a reflexionar sobre los vínculos entre la naturaleza, el arte y la cultura. Además, la muestra se complementa con una intervención de Fernando Guijar en el Museo Patio Herreriano, dentro de un proyecto de colaboración que tenemos con el Museo, LienzoMPH.

Imagen de Paisaje Latente.
© Fernando Gujar. 

Por otro lado, ¿cómo veis el panorama artístico en nuestro país en la actualidad?
Puede parecer un poco paradójico pero, mientras el mercado del arte está en una situación de absoluta precariedad, el arte propiamente dicho está realmente muy vivo, desbordante de creatividad, innovación y diversidad. Hay propuestas muy diferentes y heterogéneas y entre ellas un montón de artistas muy creativos y profesionales cuyo trabajo es muy interesante y con una importante proyección de futuro. Se están explorando territorios artísticos tan amplios que resulta difícil, estando en medio del remolino, tener una visión con cierta perspectiva. El problema es que el circuito es tan exiguo que no puede absorber mínimamente todo este trabajo, lo que lleva a muchos artistas a tener que trabajar solo parcialmente en esto y a terminar enfocando sus vidas profesionales, en muchos casos, por otros lados. Esto supondrá, a medio plazo, una pérdida importante de talento, algo que ha ocurrido seguramente a lo largo de toda la historia. Sin embargo, en otros países –con un coleccionismo más extendido- no es una situación tan comprometedora.
¿Qué supone para vuestro negocio un momento económico como el actual?
No se puede negar que la situación es muy complicada a nivel económico para todos los sectores, y obviamente para el mundo del arte. Y esto es más claro todavía para una galería joven, aún no posicionada en el mundo de los coleccionistas y con un círculo de compradores aún pequeño. Es algo con lo que contábamos, por supuesto, así que la sorpresa no es muy grande en este sentido, pero resulta difícil indudablemente. Pero es una situación que comparte muchísima gente y pequeños negocios en todos los ámbitos, así que nos sentimos acompañados en esto, lamentablemente.
¿Con qué iniciativas intentáis contraatacar la crisis?
La primera clave es seguir trabajando, quizá más incluso, aunque las cosas no vayan tan bien en términos económicos como desearíamos y eso implique ciertas limitaciones al proyecto. Un ejemplo claro de esto último es la asistencia a ferias internacionales, que supone un ingrediente fundamental del trabajo de la galería pero para lo cual contamos con restricciones económicas fuertes. Es una apuesta muy cara, es necesario adelantar mucho dinero y no es claro que esa inversión vaya a poder recuperarse. Para este tipo de cosas sería esencial poder contar con algún tipo de apoyo público –ya que se está contribuyendo a difundir el arte contemporáneo del territorio en que estamos- pero esto es algo que tampoco está resultando factible por el momento.
En el lado de las iniciativas, se está haciendo un esfuerzo importante para contactar con colecciones y coleccionistas de arte contemporáneo, intentando ampliar el círculo de posibles compradores de las obras que exponemos en la galería o en las ferias y, en general, el trabajo de los artistas con quienes colaboramos. Y se están explorando vías para reforzar la colaboración con las instituciones que, aunque en estos tiempos han disminuido tremendamente el presupuesto para adquisición de obras, juegan un papel muy importante en la difusión del arte contemporáneo y del trabajo de los artistas. Esta colaboración se extiende por muy diversos frentes, como el acuerdo que tenemos con el Museo Patio Herreriano para el proyecto Lienzo MPH, el comisariado de exposiciones para la Fundación Municipal de Cultura el de Valladolid y otros proyectos que aún están en fase de planificación.

Imagen de Lienzo MPH.
© Fernando Gujar.

¿Qué uso hacéis de las nuevas tecnologías y las redes sociales?
Hay tanto trabajo por hacer en una galería –aunque mucha parte de este trabajo no se pueda apreciar desde fuera- que posiblemente no dedicamos a esto todo el tiempo que requeriría. Por supuesto, tenemos web y cuentas en twitter y facebook, que sí nos sirven para ir transmitiendo los proyectos que tenemos en marcha y para estar en contacto con la gente que sigue la trayectoria de la galería y las personas del sector. Poco a poco van tomando forma estas cuentas y en el futuro esperamos que nuestra presencia en la red pueda mejorar.
Y ¿qué suponen las ferias de artes para vosotros?
Son un componente muy importante del circuito del arte contemporáneo en la actualidad y un escenario esencial para mostrar el trabajo de los artistas más allá del espacio de la galería. Además, un lugar de encuentro con artistas, galeristas, coleccionistas, instituciones y profesionales del sector. Son útiles como termómetro de la situación en cada momento y como referencia para ir testando como percibe el público el trabajo de los artistas que vamos mostrando. También es cierto que, a nivel internacional, hay un sobredimensionamiento de ferias. Cuando se echa un vistazo al calendario de ferias en todo el mundo, realmente causa perplejidad el ver la cantidad ingente de citas que hay durante todo el año y en todas las partes del mundo. Para una galería son una parte esencial del trabajo, pero también suponen una inversión enorme de dinero, tiempo y esfuerzo que no siempre se ve compensada por los resultados conseguidos, hablando estrictamente en términos económicos.
Esta semana Madrid se convertirá en un centro artístico con la celebración de la feria ARCO y de varios eventos satélites. Vosotros mismos participaréis en JustMad5… ¿Qué artistas vais a presentar?
Ésta es la segunda vez que participamos en JustMad, una feria dedicada específicamente al arte joven y emergente, y en esta ocasión nos presentamos dentro de la sección JustOnPaper, dedicada a proyectos centrados en el papel como material para la creación. 

El papel es un soporte esencial tanto en el trabajo de Amélie Bouvier como en el de Theo Firmo, los dos artistas que presentamos en la Feria. Amélie ganó el año pasado el Premio JustMad a la creatividad emergente en la categoría de Arte, así que nos parecía prácticamente  obligatorio volver a presentar su trabajo en esta ocasión en la Feria. En cuanto a Theo, conocimos el año pasado su trabajo precisamente en JustMad, donde estuvo presente en la sección OffGallery, así que también vimos que era importante volver a la Feria ya con su trabajo como artista de la galería. Ambos presentan en JustMad nuevos trabajos realizados específicamente para la Feria y además son unas obras muy interesantes y con mucha fuerza.


Obra de Amélie Bouvier.
© La artista.

Obra de Theo Firmo.
© El artista.

¿Qué expectativas tenéis para este evento?

En cuanto a nuestras expectativas sobre JustMad5, pues obviamente esperamos y deseamos que la feria sea un éxito y que el trabajo que presentamos concite el interés del público, los críticos, los compradores, etc... Este año la Feria se traslada de ubicación a la sede del COAM en la calle Hortaleza, un lugar mucho más céntrico, así que éste puede ser un punto fuerte importante. Veremos cómo va finalmente…
*****
Galería Javier Silva.
Dirección: Renedo 8-10 bajo, 47005 Valladolid
Teléfono: +34 983 30 45 91
Horarios: 
De Lunes a Viernes de 10:30 a 14 h y de 18 a 20:30 h
Sábados de 11 a 14 h

No hay comentarios:

Publicar un comentario