lunes, 1 de julio de 2013

Entrevista a... la artista Olalla Goméz

El pasado mes de mayo se celebró en Madrid la primera edición de Entreacto, una iniciativa a través de la cual se ponían en contacto artistas recien salidos de la facultad, galerías de arte y público general. Entre los artistas presentes me gustaría destacar a Olalla Goméz, una jovén madrileña con muchas ideas que contar. Para que conozcáis más su trabajo, os presento aquí una pequeña entrevista que espero que os guste.... Animaros y empezar a leer.

*********

Para comenzar, ¿de dónde vienes y cuándo empezaste a interesarte por el arte?

Vengo de la Universidad Complutense de Madrid y creo que mi interés viene de lejos. De pequeña dibujaba de manera compulsiva todo y a todos los que me rodeaban... Esa idea de dialogar con el entorno como forma de entendimiento o cuestionamiento sigue ahí.

Como artista joven, ¿cómo ves el panorama artístico en nuestro país?

Creo que en el contexto de crisis actual el sector cultural está siendo maltratado hasta límites intolerables. Como artista joven, el panorama se plantea muy duro. Lo que sí es cierto es que hay muchas ganas y gente con iniciativas nuevas y potentes.

Y ¿crees que un creador puede vivir única y exclusivamente de la actividad creativa dentro de nuestras fronteras?

Es muy difícil. Por lo general se van alternando trabajos de supervivencia, becas y premios.

Mirando ya tus trabajos, vemos que participaste en La metodología del proyecto, un workshop bajo la dirección de Antoni Muntadas en 2012. ¿En qué consistía tu proyecto Trazos del Filandón  y cómo fue colaborar con una artista como Muntadas?

El workshop fue intenso y Antoni le imprimió mucho ritmo ofreciéndonos la posibilidad de conocer León desde diversos prismas (político, urbanístico, histórico, etc.). Tras dos semanas vine a Madrid cargada de información pero sentía que no había sido tiempo suficiente para conocer realmente la ciudad. Y ese fue el punto desde el cual comencé a trabajar.

Para ello rescaté una tradición leonesa casi perdida, los Filandones, que son una forma de reunión alrededor de un fuego o cocina donde la gente de una comunidad contaba historias y transmitía conocimiento mientras se hilaba o Filaba. Esa idea de coser y narrar me llevó a querer hilar el territorio, y recordé el libro Los trazos de la canción de Bruce Chatwin donde cuenta como los aborígenes australianos andan el territorio cantando las canciones de origen para no perderse. Tras unir estas ideas, la propuesta era conseguir ubicarme en el espacio de la ciudad a partir de las narraciones de sus habitantes, recorrer sus trazos, sus canciones.

El resultado fue una cartografía emocional del territorio a partir de las historias que varios leoneses me ofrecieron. En cada localización los participantes colocaron un código QR que habría así una ventana a un blog donde sus historias quedaban registradas a modo de reunión 2.0.

Un proyecto precioso donde conocí a mucha gente y donde descubrí otra ciudad alejada de las rutas oficiales.




Por otra parte, también me interesa tu trabajo Segundo Ciclo, en el cual pretendías, según tus propias palabras, mostrar “el carácter efímero de nuestra sociedad”. ¿Por qué ese interés?

Es una constante en mi trabajo el uso de la temporalidad y la duración. Me parece interesante analizar los efectos del consumismo presentado como el único resto de un naufragio de valores, como si pudiese servir para construirse una identidad con las ofertas comerciales y así dotarse de algo parecido a un proyecto vital. Vivimos en la ideología del aquí y ahora que anula la capacidad de recordar.

En Segundo ciclo aparece la idea de memoria relacionada con objetos descartados y tirados a la calle creando un paralelismo entre la obsolescencia material y psíquica. Me interesaba plantear la falta de duración, de recorrido de varios elementos cotidianos, que en un momento dado pasan del plano privado a la exhibición pública. No se pueden considerar una ruina porque están en buen estado y sin embargo son abandonados, se les impone una fecha de caducidad.

Quería prolongar el recorrido de este mobiliario de alguna forma, darle un nuevo ciclo de vida haciéndolos convivir en nuevas habitaciones donde la calle y los muebles conforman espacios de una casa. Quería usar ese intervalo entre lo privado y lo público entre la vida y la muerte del objeto.




También realizaste otro proyecto llamado Damnatio memoriae, a través del cual parecías querer dignificar los reclamos sociales actuales…. Gracias a tu acción, dichos reclamos se convierten en parte integrante de las monedas oficiales. ¿Nos puedes hablar de esta iniciativa?

El proyecto se centra en una acción iconoclasta en la que borro o devalúo las imágenes de las monedas de uno y dos euros. Después inscribo con láser peticiones que aparecen en pancartas que he documentado fotográficamente durante el último año y posteriormente son puestas en circulación. Puse un total de doscientas monedas en diferentes espacios, bancos, maquinas expendedoras, tiendas... Dentro de unos días se podrá ver el vídeo de la acción y proceso.




Además, has participado en la convocatoria ENTREACTO… ¿Cómo fue la experiencia?

Muy buena. creo que es una iniciativa necesaria para crear puentes de unión entre la universidad y el sector profesional. Desde Extensión Universitaria de Madrid se están generando diversas iniciativas como La Trasera, acciones complementarias que sirven para establecer conexiones con distintos interlocutores y agentes externos.

Para esta iniciativa, has colaborado con Alessia Pederzoli y juntas habéis presentado la obra STAND BY. ¿En qué consistía este proyecto?

Bueno ya he mencionado mi interés por la idea de temporalidad, y Entreacto ofrecía el marco perfecto para reflexionar sobre el concepto de paréntesis temporal. Trabajamos analizando dos eventos mediáticos a partir de la definición de Stand By (ni apagado ni encendido). En el proyecto nos apropiamos de imágenes de los media tras una intensa búsqueda. Las imágenes, por un lado, ponen en relación futbol y religión, y por otro analizan el despliegue de desinformación que se genera en el alrededor de dos eventos o más bien en su entreacto y cómo los espectadores se ven inmersos en un estado de agitación ante situaciones absurdas.




Este proyecto se expusó en la galería Moisés Pérez de Albeniz, ¿cómo ha sido la relación con el equipo de la galería?

Estupenda. El equipo ha estado presente en todo momento y Moisés recalcó desde el principio que la relación sería la misma que con los artistas que representa, lo cual fue de agradecer.

Por último, ¿en qué otro proyecto estas trabajando en estos momentos?

Estoy trabajando en dos proyectos simultáneamente: Economía aplicada y Jerarquías. El primero se formalizará en video-acciones y una instalación y el segundo en un archivo de imágenes interactivas, una pieza net art cargada de humor.


Si queréis conocer más sobre Olalla, os recomiendo visitar 
su página web pinchando AQUI.

No hay comentarios:

Publicar un comentario