jueves, 21 de febrero de 2013

La obra gráfica de Francis Bacon en la galería Marlborough


Artículo publicado en Plataforma de Arte Contemporáneo (PAC).

Triptych, 1983
© Galería Marlborough


Durante muchos siglos, las actividades creativas se dividieron en dos sectores: artes mayores y artes menores. Dentro de esta división, muchos consideraron el trabajo gráfico como una tarea secundaria lejos de otras actividades artísticas. Sin embargo, esta percepción ha ido cambiando a lo largo de los años. En la página web de la Galería Aurora, por ejemplo, se comenta incluso lo siguiente:

“Afortunadamente, el público español hace años que conoce perfectamente que el grabado tiene plena categoría de creación original. Esto se produce debido a dos factores determinantes. De un lado a la participación de los artistas en tan sugestivo ejercicio. Raro es hoy el artista de renombre que no ha aportado su concurso a la creación de lo que denominamos internacionalmente obra gráfica original. El otro factor es el incremento desmesurado de las cifras de ventas. La obra gráfica ya forma parte de nuestra vida, es objeto de programas de televisión, exposiciones antológicas de los grandes creadores, aparece en centros oficiales, oficinas y viviendas; se regala a jefes de estado y al amigo que se va a casar.”

Junto con esto, también se dice:

“Si quisiéramos crear un MUSEO DEL GRABADO, éste comprendería las más altas firmas. Con Durero, Rembrant y Goya disfrutaríamos en las salas de los maestros clásicos; Van Gogh, Matisse y Renoir nos iluminarían las salas impresionistas, Picasso, Miró y Tàpies llenarían las salas de arte contemporáneo. Todo esto sin pararnos a citar todas las grandes tendencias del arte de nuestro siglo; que englobarían desde la vanguardia rusa capitaneada por Malevich y Kandinsky hasta el pop Norteamericano representado por Warhol y Linchenstein.”

Entre estos artistas, podríamos también nombrar al pintor británico de origen irlandés Francis Bacon (Dublín, 1909 - Madrid, 1992). El pasado 7 de febrero la galería Marlborough abrió en su espacio madrileño una exposición que muestra parte de la obra gráfica realizada por este pintor figurativo. Para realizar estos trabajos, el artista se baso en una selección de 35 de sus propias pinturas fechadas entre 1965 y 1991 y, además, trabajo con los mejores impresores franceses, italianos y españoles.

Study from human body, 1987
© Galería Marlborough

En total esta exposición muestra alrededor de 12 obras entre los cuales podemos disfrutar de Triptych 1974-77, Three Studies for a Portrait of John Edwards -right panel-, Triptych 1986-1987 o Study of the Human Body from a Drawing by Ingres. Pero entre todas ellas, destacaría dos obras que me parecieron fundamentales.
En primer lugar, me impacto mucho Three Studies of the Male Back, un tríptico realizada en 1970 en el que se muestra a un mismo personaje sentado en una silla de barbero, de espaldas a nosotros. Gracias a un espejo, podemos ver el reflejo de su rostro, enigmático y misterioso. Es una figura que atrae pero impacta….y la navaja y la maquinilla de afeitar que sujeta en dos de los tres paneles nos produce miedo e intriga. Aunque el tema representado parezca del todo simple y banal, el artista parece querer reflexionar no solo sobre la vida y la muerte, sino también sobre la delgada línea que separa ambos conceptos.
Three Studies of the Male Back
© Galería Marlborough


Por otro lado, también os aconsejo prestar atención a Study for Self Portrait 1982, una litografía de 94 por 65 centímetros realizada en 1984. En ella, una figura aparentemente frágil y quebradiza se encuentra sentada en una butaca dentro de un espacio irreconocible. El artista parece querer mostrar su “yo” más profundo y su tristeza más interior… Se puede decir tanto en tan poco.
Study for Self Portrait 1982
© Galería Marlborough


Para aquellos interesados, podéis disfrutar de esta exposición hasta el próximo 16 de marzo. No dudéis en visitarla: es una muestra pequeña pero impactante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario