miércoles, 26 de diciembre de 2012

La instalación "Pont de Signe", de Olivier Grossetête

De marzo a septiembre del 2012, se celebro la tercera edición del Tatton Park Biennial, un evento que se realiza cada dos años en un parque de la pequeña ciudad de Knutsford (Inglaterra). Esta ultima edición se ha organizado bajo el lema flights of fancy y en ella se ha querido que los artistas participantes experimenten con un tema: volar a través de la imaginación. 

Además, en la propia página web del evento, se puede leer lo siguiente:


"This third edition (...) considers the human urge to fly, to accomplish the impossible in fragile times. Its artists are exploring the impact of experimentation on delicate eco-systems, looking backward and forward for guidance, wisdom and/or humour. Their resulting works are experiments in time and space."

Para que conozcáis más esta bienal y las obras que se han presentado este año, os dejo aquí un video que dura solo unos cuantos minutos.


Entre todas las obras expuestas, una de las que más me han sorprendido es Pont de Signe, un puente diseñado por el francés Olivier Grossetête con madera de cedro, tres grandes globos llenos de helio y unas cuerdas fijadas entre si. Gracias a su aparente ligereza, dicha construcción parece romper todas las leyes de la gravedad y juega con la visión y las sensaciones de los espectadores.

Pero quizás lo más curioso es que dicho puente, a medio camino entre arte e ingeniería, nace y muere en el mismo agua y no conecta ninguna orilla. La estructura fue creada sin ningún fin funcional... De hecho, fue construido solo para ser contemplado (y hacer soñar a los visitantes).








© Fotografías de Olivier Grossetete y Toby Savage.

No hay comentarios:

Publicar un comentario