lunes, 26 de diciembre de 2011

"Mi Vida con Picasso" de Françoise Gilot

Cuando Françoise Gilot y Pablo Picasso se conocieron, ella era una joven pintora de tan solo 21 años y él era ya un artista consagrado de 61. A pesar de la gran diferencia de edad, se convirtieron en amantes y compañeros cuya relación tormentosa duró diez años (desde 1943 a 1953). Durante ese tiempo, ella fue capaz de conocer tanto el lado más tierno y sensible como la faceta más cruel del pintor malagueño. Como Gilot comentó en un artículo publicado en La Nación el pasado septiembre: "Pablo era una persona maravillosa para estar con él, era como fuegos de artificio. Asombrosamente creativo, tan inteligente y seductor… Si estaba de humor para fascinar, era capaz de hechizar hasta a las piedras. Pero también era muy cruel, sádico y despiadado con los demás y consigo mismo. Todo debía ser como él decía. Una estaba allí a disposición de él: él no estaba a disposición de nadie. Pablo creía que era Dios, pero no era Dios ¡y eso lo irritaba!”. 




Tras diez años de apasiónate y difícil convivencia, Gilot abandonó al pintor junto con los dos hijos que habían tenido en común, Claude y Paloma. Y parece que fue la única amante de Picasso capaz de sobrevivir al mito: “fue el amor más grande de mi vida, pero había que tomar medidas para protegerse. Yo lo hice: me fui antes de terminar destruida. Las otras no lo hicieron, se aferraron al poderoso minotauro y pagaron un precio muy alto".

Para dar a conocer al personaje tal y como ella lo vivió, Gilot publicó en 1964 el libro "Mi vida con Picasso" en el cual relata los extraordinarios años que pasaron juntos en el París de la postguerra. Este libro se convierte así en un testimonio de primera mano en el cual se describe de manera minuciosa no solo la imaginación y creatividad de este genio, sino también su faceta más intima y las contradicciones de su carácter.



Para todos aquellos que quieran conocer la figura de Picasso más allá del mito, este libro es, sin duda, muy recomendable. Podréis descubrir cómo era el genio en su más estricta intimidad. 


«Francoise Gilot es una observadora excepcional de Picasso como artista y de sus ideas sobre el arte... Estas memorias son el retrato más íntimo y revelador de Picasso escrito hasta la fecha, un testimonio brillante tanto del hombre difícil e imprevisible como del genio creador.»
The New York Times

No hay comentarios:

Publicar un comentario