lunes, 19 de diciembre de 2011

Chema Madoz y sus engaños visuales

Seguramente muchos ya conoceréis a Chema Madoz, un reconocido fotógrafo español al que en el año 2000 le fue concedido el Premio Nacional de Fotografía. Aun así, me parecía interesante publicar un post en el cual presentar su trabajo a aquellos que todavía no saben nada sobre él.

Madoz, quien nació en Madrid en 1958, cursó la carrera de Historia del Arte en la Universidad Complutense de Madrid mientras estudiaba fotografía en el Centro de Enseñanza de la Imagen. Realizó su primera exposición individual en 1985 y, desde entonces, sus obras han sido expuestas en numerosas galerías y museos tanto en Europa como en América. Con el tiempo, sus fotografías han conseguido ser respetadas por la crítica internacional además de ser muy populares entre los amantes de la fotografía.

Su reconocimiento, tanto en España como en el extranjero, se debe principalmente a las fotografías que realiza de objetos cotidianos a los cuales modifica y acentúa alguna cualidad. Gracias a estas modificaciones, sus obras muestran efectos sorprendentes realizados sin ayuda tecnológica o digital. De hecho, Madoz defiende las transformaciones de los objetos pero rechaza el uso de los programas digitales para engañar a los espectadores. El mismo dijo las siguientes palabras publicadas en el periódico El Mundo: "he hecho muy poca fotografía digital, cuatro o cinco. Sigo en analógico porque lo reclama el propio trabajo; establece un vínculo con la realidad que no logra la fotografía digital, que es algo totalmente manipulable. A mí me interesa hacer esos cambios en la realidad, manipular los objetos reales, no me sirve la manipulación digital. Lo analógico sigue teniendo ese carácter de verdad, de notario de la realidad que necesito.
Solo con su imaginación y su ingenio, Madoz es capaz de convertir una castañuela abierta en una ostra, hacer creer que una copa es un pubis femenino o transformar, como por arte de magia, dos horquillas en un ojo que derrama lágrimasEste es el universo de Chema Madoz, cuyas imágenes transmiten la certeza de que nada es realmente lo que parece. Sus trabajos, realizados en blanco y negro, son auténticos poemas visuales en los que mezcla una profunda imaginación, increibles perspectivas y diversas texturas.

Como siempre, espero que disfrutéis de las fotografías que aquí os presento, que parecen tener sus raíces en algunos movimientos vanguardistas como el dadaísmo y el surrealismo.















4 comentarios:

  1. Yo siempre he considerado sus fotos como greguerías visuales.

    Por otro lado no termino de ver lo del "carácter de verdad de la fotografía analógica", pero ese es otro tema...

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡ I M P E C A B L E M E N T E C R E A T I V O !!!

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡ I M P E C A B L E M E N T E C R E A T I V O !!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Nuevo descubrimiento! Gracias, me han encantado! :)

    ResponderEliminar