lunes, 12 de septiembre de 2016

¿Qué exposiciones ver este otoño?

La playa, los viajes, las cervecitas en nuestras terrazas favoritas, las largas dormilonas… los parones veraniegos son necesarios para la salud mental y física de cualquiera. Desgraciadamente todo tiene su fin y la vuelta a la rutina no siempre es fácil. ¡Qué dolor cuando escuchamos, después de unos días de libertad, el sonido de esas alarmas endemoniadas a primera hora de la mañana!

Pero a pesar de todo, la vuelta al cole tiene ciertas ventajas. En nuestro sector el mes de septiembre trae consigo el comienzo de una nueva temporada de eventos interesantes. El sonido de las alarmas sigue siendo irritante, pero al menos ciertas citas culturales ayudan a pasar el trago mucho más fácilmente.

¿Qué os propongo hoy en este post? Muy fácil: una serie de exposiciones que pueden ayudaros a aterrizar y a pasar el otoño lo mejor posible. Lógicamente, por falta de espacio, no puedo poner todas las que me gustaría, pero al menos si aquellas con las cuales podéis empezar. Comencemos, entonces, nuestro recorrido…

Dreams
Halcyon Gallery (Londres)
Hasta el 15 de septiembre

Para empezar con fuerza creo que debo mencionar, sin duda, esta exposición de Pedro Paricio, abierta en una de las galerías de arte más reconocidas del centro de Londres. El tinerfeño vuelve a la capital británica para presentar, en esta ocasión, su último proyecto: un conjunto de obras que exploran, a través de sus propios sueños, el subconsciente colectivo y la naturaleza trascendental del arte.

Paricio intenta que el espectador disfrute de un colorido viaje lleno de escenas surrealistas, apariciones extrañas, estados de ensueños y personajes oníricos… y todo ello utilizando su famoso estilo compuesto por formas caleidoscópicas, brillantes acrílicos y fondos neutros. Una buena forma de descubrir a un artista que está dando mucho que hablar.  


Mom is in the studio
Galería A de Arte (Zaragoza)
Hasta el 30 de septiembre

Muchos recordamos aún las polémicas palabras con las que Marina Abramovic reabrió hace unos meses el debate sobre la maternidad en el arte. Para aquellos que se hayan olvidado, aquí tenéis una pequeña selección: “hay un montón de mujeres con talento. Entonces, ¿por qué siempre ocupan los hombres los puestos importantes? Es sencillo: por el amor, por la familia, por los niños. Porque las mujeres no quieren renunciar a todo eso.” Muchas creadoras criticaron estas declaraciones tan pronto como pudieron… y la española Bea Sánchez no ha querido ser menos: acaba de unirse a estas críticas con su última exposición en Zaragoza.

Sánchez presenta un autentico cantico a favor de la conciliación familiar en el mundo del arte. A través de unas cuantas obras, manifiesta la batalla diaria que supone ser madre siendo artista y los malabarismos que estas deben hacer, pero defendiendo sin duda que la maternidad no es el fin de la producción artística. ¿Os animáis a acercaros?


Sombras
Museo Guggenheim (Bilbao)
Hasta el 2 de octubre

A pesar de los grandes problemas que ha tenido el Museo Guggenheim con su equipo durante este verano (con huelgas y despidos de por medio), no podemos dejar de mencionar tampoco la exposición que ha organizado la institución bilbaína sobre Andy Warhol. En ella se presenta Sombras, una de las series de finales de los setenta más destacables del norteamericano.

La exposición muestra 102 lienzos serigrafiados realizadas con la ayuda del entorno del arista en la Factory. En principio fueron concebidos como una única pintura en varias partes, aunque funcionan perfectamente por separado mostrando la característica paleta warholiana, alegre en extremo y de tonos brillantes. Una cita obligatoria para todos los que quieran conocer uno de los trabajos más desconocidos del artista pop por excelencia.


In no particular hurry
Galería Sabrina Amrani (Madrid).
Del 15 de septiembre al 29 de octubre

Si estáis en Madrid, no podéis olvidar que esta semana comienza la nueva temporada artística con Apertura Madrid Gallery Weekend, una iniciativa estupenda para disfrutar de la vida cultural de la capital después del parón veraniego.

Dentro del amplio programa organizado para esta edición, me gustaría destacar la primera exposición en España del artista canadiense Babak Golkar, La muestra, que se inaugurará en unos días, presenta una serie de obras que reflexionan sobre los conceptos de creación de valor y del papel del artista en controlar este sistema. ¿Pero cómo?

Cada una de las piezas, diversas en tamaño y forma, contiene una obra de arte oculta y desconocida para todos excepto para el artista. Ninguno podrá conocer el contenido hasta dentro de 100 años, cuando los objetos vuelvan a mostrarse completamente. Si por lo que sea alguna de las capsulas se abriera antes del tiempo pactado, las obras se tornarían vacías y su valoración económica se desplomaría a cero por medio de un contrato firmado entre Golkar y el coleccionista. ¡Una idea estupenda para este mundo material que nos rodea! Aunque creo que ninguno de nosotros estaremos aquí en 2116 para ver si cada parte cumple su palabra.


Cabestro
El Cuarto de Invitados (Madrid)
Hasta el 23 de octubre

Os recomiendo continuar el viaje visitando la última exposición que acaba de inaugurarse en el madrileño espacio El Cuarto de Invitados y que participa en la primera edición del festival urbano Hybrid. Se trata de Cabestro, una pequeña muestra comisariada por Semíramis González en la que se recoge parte del trabajo de Carol Caicedo.

La pieza estrella es, sin duda, Mandela, un proyecto fotográfico a través del cual la artista documenta visualmente la vida de una de las plazas más conocidas del céntrico barrio madrileño de Lavapiés. Se muestra así la vida de un barrio multicultural y castizo que recoge en sus calles toda la realidad de la ciudad: la dureza y la amabilidad, los encuentros y desencuentros, las agresiones y celebraciones. ¡Una parada obligatoria para cualquier amante de la fotografía!


No participación
Espacio Trapézio (Madrid).
Hasta el 3 de noviembre

Podéis terminar el viaje en el barrio madrileño de Chueca visitando el espacio artístico que se encuentra en el Mercado de San Antón. Es allí donde la comisaria e historiadora del arte Lauren van Haaften-Schick ha presentado su último proyecto expositivo.

La muestra No participación recoge una colección de cartas escritas por diversos artistas para rechazar la invitación a participar en eventos culturales por razones éticas o políticas. A través de estos documentos se pretende mostrar cómo numerosos creadores han luchado por sus derechos y han intentado visibilizar, a través de su pluma, problemas que han afectado a su situación laboral / vital: la falta de honorarios para artistas, las negociaciones nefastas de la propiedad de los derechos, las censuras o la controversia sobre las fuentes de financiación de los eventos culturales. Una forma de reivindicación y de lucha a través de la palabra.

Comentaros además algo interesante: todas las cartas han sido recopiladas a través de una convocatoria abierta en curso, que se ha complementado con una investigación histórica. Si algún artista quiere ayudar a aumentar el archivo, puede enviar sus textos a lauren@laurenvhs.com.


Como véis son seis recomendaciones nada más, pero creo que todas ellas son interesantes, necesarias y diferentes. ¡Espero vuestras opiniones!

martes, 19 de julio de 2016

PhotoEspaña: entrevista a Veronica Losantos

En las últimas semanas he ido publicando, como ya sabéis, una serie de entrevistas a diversos personajes relacionados con uno de los festivales de fotografías más reconocidos de nuestro país. Y hoy os quiero presentar a otra de sus protagonistas: se llama Verónica Losantos (Logroño, 1984) y es una de las fotógrafas seleccionadas para participar en una de las iniciativas más interesantes del evento, Foro PhotoEspaña.

Gracias a esta oportunidad, la artista riojana presentará algunas de sus obras en una exposición que se inaugurá este viernes en la Sala de Exposiciones El Águila. ¿Queréis saber más sobre ella? Podéis leer la siguiente entrevista, que Verónica ha sido tan amable de contestar con paciencia y delicadeza.  


¿Cómo y cuándo empezaste a interesarte por la fotografía?

Siempre he sido una persona muy “visual” y me he interesado por el mundo de la imagen, pero la verdad es que empecé bastante tarde. Fue durante mis estudios de Comunicación Audiovisual en la universidad  donde por primera vez cogí una cámara réflex digital y vi todas las posibilidades que tenía y lo que podía hacer con ella. En seguida me di cuenta de que también tenía cierta habilidad para ello y desde entonces mi pasión por la fotografía empezó a crecer.

Y ¿cómo fue el salto al mundo profesional? ¿Fue algo premeditado o surgió de forma natural?

Vine a Berlín por un tiempo y, aunque mi idea era volver a España y hacer un master para especializarme, al final decidí quedarme aquí y estudiar Fotografía en la Lette Verein. Durante los tres años de estudio en esa escuela tienes que concentrarte única y exclusivamente en la fotografía y en cómo mejorar y evolucionar, por lo que has de tener claro si es eso a lo que quieres dedicarte.  Fue ene se tiempo cuando comencé a trabajar como fotógrafa y ahí se dio mi salto al mundo profesional.

¿Cuáles son los conceptos básicos en los que se basa tu trabajo?

Aunque  no me gusta delimitar mi trabajo a unos conceptos únicos, ya que me gusta ir probando cosas diferentes, podría decirse que ahora mismo se centra en la relación entre la fotografía y la creación de memoria, así como su influencia en el paso del tiempo y los procesos de cambio. Para ello suelo utilizar experiencias personales, así como la inspiración de temas de actualidad o de interés general y la literatura.

Y ¿tus influencias más directas? ¿Qué fotógrafos o artistas influyen en tu obra?

Hay muchos fotógrafos que me gustan, pero si tengo que elegir, algunos de los que más me han marcado son Nan Goldin, Wolfang Tillmans, Cristina García Rodero y Cristina de Middel. Y cómo no, Henri Cartier-Bresson.

Actualmente sigues viviendo en Berlín, ¿que te motivó a moverte a esta ciudad?

Nada más acabar la universidad me dieron una beca para un curso de alemán en Alemania, así que me fui a Berlín para dos meses. Después decidí quedarme, viendo las posibilidades que me ofrecía esta ciudad y ahora hace ya nueve años que vivo allí.  

¿Ves alguna diferencia en el modo en que se trata a los artistas entre España y Alemania?

Sí, muchísima. En Alemania todo es más accesible, hay muchas más ayudas, todo es más fácil y se promueve mucho más a los artistas emergentes. Por lo que yo he vivido, hay mucho más interés por el arte y la fotografía en general, y la gente también se mueve mucho más. 

Entre tus trabajos, me encantaría destacar tu serie ÉxodoEn ella tratas el tema de la emigración de jóvenes a raíz de la crisis económica y financiera. ¿Es una reflexión basada en tu propia experiencia?

Sí, totalmente.  La idea la tuve cuando de repente me di cuenta de que, aunque había elegido mudarme y quedarme en Berlín de forma voluntaria, después de cinco años ya no podía volver aunque quisiera a causa de la crisis. Me sentí muy impotente, también al ver lo que estaba pasando en España (no sólo los cambios negativos sino también las manifestaciones y el surgimiento del movimiento del 15M, etc.)  y yo no podía hacer nada desde Berlín. Era para mí una forma de explicar la otra perspectiva de lo que estaba pasando, la de los que nos teníamos que ir o quedar en el extranjero. Y también intentar provocar algo de tolerancia en el país que nos está acogiendo. Para ellos es difícil entender que no es nada fácil dejar tu país y tener que hacer tu vida de cero en un sitio donde ni siquiera entiendes el idioma o te tienes que acostumbrar al clima. Es por eso que realicé este proyecto.

Imágen de la serie Éxodo.

Me gusta también mucho Screen Memories, una obra en la que analizas la manipulación de los recuerdos y cómo la fotografía es capaz de transformarlos. ¿Cómo surgió este proyecto?

Fue a raíz de pensar en la relación entre la fotografía y el proceso de memoria. A veces no somos conscientes del poder que tiene la una sobre la otra y que muchos de los recuerdos que tenemos asociados a imágenes no son del todo ciertos. Estuve investigando sobre esto y lo apliqué a mis propios recuerdos. Ha sido una experiencia muy gratificante y esta serie está teniendo mucho éxito. Supongo que porque habla de algo bastante personal y la gente que la ve puede llegar a ver una parte mi íntima de mi.


Imágenes de la serie Screen Memories.

Este año has sido una de las seleccionadas para participar en Foro PhotoEspaña. ¿Qué ha sido para ti esta noticia?

La verdad es que me siento increíblemente afortunada. Es un sueño que se hace realidad: tener una exposición parte del festival PHotoEspaña, el más importante del país.

Mostrarás uno de tus proyectos en El Águila. ¿Con qué nos sorprenderás?

Se podrán ver por primera vez todas las imágenes pertenecientes a la serie, y también estará el catálogo publicado por Kehrer Verlag, que estará a la venta en La Fábrica. Si alguien lo trae a la inauguración estaré encantada de firmarlo.

Y por último ¿cuáles son tus próximos proyectos ?

Tengo ya un proyecto en marcha. Va también sobre la memoria y la historia de un hecho pasado,  pero esta vez me muevo a mi tierra, La Rioja, a un pequeño pueblo en las montañas. Pero el proyecto está aún en fase de desarrollo por lo que tendréis que esperar un poquito para saber más.

Si queréis conocer más a Verónica Losantos, 
podéis visitar su página web pinchando AQUÍ.

jueves, 7 de julio de 2016

PhotoEspaña: ¿qué eventos hay que ver según diversos profesionales?

PhotoEspaña comenzó su andadura a finales de los noventa y desde entonces se ha convertido en una de las citas anuales más destacables de nuestro país en relación con la fotografía. Este año el festival cumple unos merecidos 19 años y, por primera vez en su historia, propone una panorámica sobre el medio fotográfico en el continente europeo… una apuesta interesante, inteligente y atractiva. 

Pero entre los numerosos eventos presentes en su programa durante esta edición, ¿cuáles debemos destacar? Hoy hablamos con varios profesionales del sector cultural para que nos cuenten qué eventos no nos debemos perder este año. 

RAQUEL MORALEJA
Periodista cultural y autora del blog Lit Ar Co


Elegiría Viajeros de mi galaxia de Ouka Leele en la Galería Fernández-Braso. A Ouka Leele hay que reconocerle lo que se le debe: que es una de las mejores, más internacionalmente reconocidas y transgresoras artistas de la fotografía contemporánea española. Su universo es particularísimo, con esos personajes que son el espejo distorsionado de nosotros mismos. Rabiosamente pictórica, con un dominio absoluto del color y sus texturas.

La exposición recorre distintas etapas de la producción de la artista. Fotografías analógicas, pintadas a mano y digitales, según la época en que fueron realizadas. Toda una trayectoria, desde su histórica serie Peluquería hasta los últimos retratos que ha estado realizando por tierras asturianas.

En palabras de Ouka Leele, con Viajeros de mi galaxia: "quiero mostrar al público ese sistema tan mío que habita el universo, un conjunto de estrellas que brillan en las imágenes que he captado con mi cámara. Una cámara oscura que solo ve luz y la captura y construye conmigo espejos donde mirarnos".

EMMA TRINIDAD
Crítica de arte e investigadora en 
prácticas artísticas y curatoriales contemporáneas


Es difícil decantarse por un solo evento dentro de la amplia variedad de exposiciones y citas que ha programado PhotoEspaña 2016. Como también resulta difícil abarcarlo todo. De entre todo lo que he podido ver en la sección oficial de PhotoEspaña2016 me ha sorprendido la exposición Miroslav Tichý o la celebración del proceso fotográfico, en el Museo del Romanticismo. Un fotógrafo peculiar y no muy conocido que nació en República Checa en 1926 y murió en 2011, cuyo trabajo recuperado y expuesto en prestigiosas instituciones en la última década, puede hacernos plantear algunas cuestiones en torno a la figura del artista outsider y las estrategias de la institución Arte y el mercado por sacar a la luz un vasto legado como el de Tichý, aún sin catalogaciones e investigaciones profundas.

Miroslav Tichý aunque comenzó a estudiar Bellas Artes en Praga y se dedicó durante unos años a la pintura, su obra es fundamentalmente fotográfica. La suya fue una vida de indigente, marginal y contraria a la lógica del campo del arte. Considerado para muchos un enfermo mental, en esta exposición comisariada por Pía Ogea se muestra la actitud más romántica de este artista. No solo por los largos encierros en centros psiquiátricos y prisiones también por su actitud antisistema, o al menos la que se advierte de los testimonios del documental que se proyecta en la sala. Considerado un peligro para el régimen comunista, Miroslav Tichý fabricaba sus propias cámaras fotográficas –dos de ellas se exponen en el Museo del Romanticismo- con todo tipo de desechos y material recuperado, revelaba e intervenía las imágenes, creando incluso sus propios paspartús, y retocaba las imágenes resaltando los defectos y acelerando los procesos de deterioro. Un proceso de trabajo muy intuitivo y creativo.

La mayor parte de sus fotografías son retratos furtivos a mujeres de su ciudad natal, Kyjov, en todo tipo de actitudes y situaciones cotidianas. La mujer como musa, se ha apuntado en el discurso curatorial, y como obsesión de una mente que nunca llegaremos a comprender. Pero seguro que aún quedan muchas exposiciones y publicaciones por dedicarse a Miroslav Tichý.

OSCAR GARCÍA GARCÍA 
Director de Plataforma de Arte Contemporáneo (PAC)


Yo propongo la exposición de Daniel Mayrit. Imágenes autorizadas (Authorised images) en Galería Cero. Una reflexión muy interesante sobre la Ley Mordaza y sobre la Europa que queremos construir.

NURIA GARCÍA ARIAS 
Gestora cultural y responsable de la 
plataforma Veo arte en todas partes


Uno de los imprescindibles de esta nueva edición de PhotoEspaña 2016 es la exposición dedicada a Vivian Maier organizada por Fundación Canal.

La historia guarda estas sorpresas, de repente el hallazgo de unos escritos, materiales o fotografías hacen que todo cambie. Que toda percepción que teníamos del pasado se trastoque y que entren en cuestión cómo y quién ha construido el relato de la historia.

Esa es la sensación que nos inunda cuando nos encontramos frente a la obra de Viviam Maier, no nos podemos dejar de preguntar dónde estuvo todo este tiempo. Inevitablemente su obra nos recuerda a otros grandes autores como Diane Arbus, Robert Frank, William Klein o Garry Winogrand (que recientemente vimos en Fundación MAPFRE).        
    
La historia de Vivian Maier es la de una mujer que mientras se ganaba la vida como niñera (durante 40 años) capturaba instantes de la ciudad, sus rostros y estructuras. El propio transcurso de su vida le llevó a la indigencia y nos privó de su obra durante mucho tiempo. Fue, fruto de la casualidad que se recuperase su legado fotográfico y gracias a ello ahora podemos disfrutar de su obra. Una producción de más de 2.000 rollos de película sin revelar, 5.000 fotografías impresas y más de 120.000 negativos.

En la muestra podemos ver una selección de 120 fotografías, la mayoría en blanco y negro, y 9 películas filmadas en Súper 8.  Muy acertadamente su comisaria, Anne Morin, nos conduce por su obra a través de capítulos temáticos, que nos permiten conocer las diferentes facetas de Vivian Maier.

Si os fijáis en sus cartelas comprobareis que Vivian Maier no titulaba sus obras, tomando así un trascendental protagonismos el capitulado configurado por su comisaria y que se enfatiza por los cambios de color de las paredes de las salas. Así Anne Morin nos invita a pasear la exposición para descubrir con los ojos de Vivian Maier las calles de Nueva York y Chicago.

No dejéis de visitar la muestra.

Más información sobre PhotoEspaña 
en su página web (pinchar AQUÍ).